Revire del 05 de octubre de 2021

La embestida del gobierno obradorista en contra de 31 científicos ligados al Conacyt, confirma, por enésima ocasión, el odio del presidente López Obrador a la Ciencia, al conocimiento. Cuando dice que su fuerte no es la venganza, no sólo miente, sino que se burla de todos los mexicanos. México es un país con enorme atraso en el campo de la tecnología. La brecha tecnológica entre las naciones desarrolladas y la nuestra es abismal. La diferencia consiste en lo que se destina a la Ciencia e Investigación. Mientras aquí se destinan migajas del presupuesto que no llegan siquiera a la mitad de un punto porcentual, en otros países el promedio es superior al 4%. Incluso, a los científicos de aquellas latitudes se les estimula y se les da el buen trato que merecen. En cambio, en la república mexicana hoy se les hostiga, amenaza, persigue y pretenden encarcelarlos, como lo hacen los regímenes autoritarios. Hoy, la Ciencia no cabe en Palacio Nacional. 

Add This: