Revire del 05 de febrero de 2019

El gobierno de México reconoció este lunes que en el país hay, aproximadamente, 40 mil personas desaparecidas, cien mil fosas clandestinas registradas sin explorar y 26 mil cuerpos sin identificar en los servicios forenses. La magnitud de la crisis humanitaria y de violación a los derechos humanos fue aceptada sin ambages por la Segob. Y la descripción es exacta: una crisis de alcances inimaginables. Las causas son multifactoriales: violencia, impunidad, corrupción, trata de personas, narcotráfico y pobreza, entre algunas de ellas. Reconocer la gravedad del problema es, de entrada, buena señal. No obstante, es urgente pasar a la acción y entregar resultados positivos a la sociedad.  Pues como lo definió el presidente López Obrador de manera exquisita: “El pueblo se cansa de tanta pinche transa, para que quede claro”. Así que sus empleados deben ponerse a trabajar en serio, para terminar con las desapariciones forzadas.

Add This: