Revire del 05 de agosto de 2016

En otro de los graves yerros de la administración peñista, el gobierno federal ha entrado innecesariamente en un choque frontal con industriales, comerciantes y prestadores de servicios. El origen radica en la incapacidad de las autoridades para hacer que la CNTE respete el estado de derecho, quien, con sus múltiples tropelías de los bloqueos, plantones, agresiones y destrucción de propiedades, ha obligado al numeroso cierre de negocios principalmente en Oaxaca. Esto ha generado además, pérdida de empleos, sí, esos que tanto se necesitan en México. Ahí radica el “mal humor empresarial”, en el vacío de poder, en el pavor patológico del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para simplemente aplicar la ley, como a cualquier ciudadano. Hoy, está visto, hay excepciones en ello. Doblegado el Gobierno por la CNTE, ahora debe solucionar el conflicto con los dueños del dinero que ya amenazaron con dejar de pagar impuestos.   

Add This: