Revire del 05 de abril de 2019

Está demostrado plenamente: la delincuencia opera a sus anchas en la República. El pasado lunes un grupo armado integrado por siete sujetos asaltó la taquilla del Tren Suburbano en Cuautitlán, Estado de México. Este miércoles, tan sólo 48 horas luego del robo al tren, un comando, al más puro estilo de las películas hollywoodenses, robó 20 millones de pesos en una de las pistas del aeropuerto de Guanajuato en el momento que los custodios de una camioneta de valores se disponían a subir el dinero a un avión que lo trasladaría a la Ciudad de México. Los atracos no sorprenden, lo que llama la atención es el modus operandi. Ambos latrocinios se llevaron a cabo en sitios donde la seguridad, se supone, es estricta. Otro factor es que el escenario de tales irrupciones se ubican en estados sometidos por la inseguridad: El Estado de México y Guanajuato. La violencia está fuera de control.   

Add This: