Revire del 04 de noviembre de 2016

Ricardo Monreal, jefe delegacional de la Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, se convirtió una vez más en hazmerreir luego de acudir a retirar los conos naranja que el equipo de filmación de Alfonso Cuarón había colocado para trabajar. Prepotentes empleados de la demarcación se enfrentaron con integrantes del staff que luego los acusaron ante la Procuraduría General de Justicia de la capital. Es correcto atender las quejas de los vecinos, en ello estamos de acuerdo, pero no con gorilas golpeadores ni con un jefe de la delegación que no tiene más argumentos que el protagonismo y la ignorancia, pues desconoce lo que acontece en su zona. Sucede que el equipo de Cuarón sí cuenta con los permisos respectivos. Monreal se justificó burdamente así: “El jefe delegacional ofrece una disculpa por los excesos cometidos: si en el ejercicio de la función pública se cometen errores, lo correcto es asumirlos”.

Add This: