Revire del 04 de marzo de 2021

Cuando faltan sólo 94 días para que se lleve a cabo la madre de todas las elecciones, la efervescencia política está a todo lo que da. Pero esto, de acuerdo a lo que se observa cotidianamente, es únicamente de parte de Morena y su líder moral y formal: el presidente López Obrador. La realidad es que no se ve una oposición fuerte, decidida y eficaz. Si ésta quiere quitarle parte del pastel al partido oficial, requiere de acciones contundentes derivadas de una estrategia muy bien pensada. Con un mandatario en campaña permanente, que incluye giras y la propaganda mañanera enfocada a marcar la agenda nacional a los medios, los morenistas, con todo y su alud de errores y desatrosa atención a la pandemia de covid-19, aventajan por gran trecho a sus competidores. Éstos han sido incapaces de preocupar en serio al tabasqueño. Hoy, es un hecho que los opositores lucen bastante debiluchos rumbo al próximo 6 de junio. Requieren un golpe de timón.

Add This: