Revire del 04 de marzo de 2019

De acuerdo a una investigación reciente del Instituto Belisario Domínguez, del Senado, la evasión fiscal cuesta a México nada menos que 510 mmdp anuales. El documento señala que tan solo en el 2016, dicha evasión, representó el 2.6% del PIB. Buscar la manera para no pagar impuestos o de plano dejar de hacerlo, es una costumbre arraigada en el país. Tras de esta perniciosa práctica hay factores imposibles de obviar. Por ejemplo, la base de contribuyentes no corresponde a la realidad económica ni poblacional de la nación, la carga impositiva prácticamente recae en los mismos ciudadanos de siempre. La voluminosa economía informal no aporta lo que debe al erario. Los vacíos legales permiten que, en muchos casos, las grandes empresas se beneficien con devolución de impuestos. Pero quizás la mayor resistencia para evadir las cargas tributarias, es que la población cree que no debe hacerlo porque los políticos se roban ese dinero.

Add This: