Revire del 04 de julio de 2016

Que la corrupción y Morena -el partido de López Obrador-, golpean al PRD, asegura Agustín Basave. Considera también, que la cercanía entre gobierno y dirigentes “desdibuja” al partido. Ante ello, propone reconstruir ideales mediante la expulsión de los corruptos. Don Agustín, hombre bien intencionado, peca de ingenuidad profunda, pues si esto llegara a suceder, el sol azteca se quedaría sin dirigentes. Las voraces tribus amarillas insisten en terminar con las ruinas que aún quedan de su otrora poderoso partido. Y no es Morena, no es el ‘Peje’, vamos, ni siquiera el gobierno a quienes debe culparse por la debacle lastimosa del instituto fundado por Cuauhtémoc Cárdenas, sino a todos esos lesivos depredadores que con sus disputas, corruptelas, pésimas gestiones  y condenables incongruencias lo han llevado a la ignominiosa situación en que hoy se encuentra. El desastre perredista lo ‘construyeron’ muy bien los  “Chuchos”, “Bejaranos”, Obradoristas”, “Ebrards”, “Navarretes” y compañía.    

Add This: