Revire del 04 de enero del 2022

Cuando el aumento de contagios por covid-19 crece exponencialmente en el país, en lo que es ya una cuarta ola, los niños son obligados a volver a las aulas. El riesgo de contagios a los que el gobierno somete a esos alumnos, se incrementa al no estar vacunados. De manera sistemática las autoridades de Salud se han negado a otorgar el biológico al grupo etario. Las excusas de Gatell y compañía al respecto son tan burdas como injustificadas pues carecen del mínimo sustento. En otras naciones los niños han sido o están siendo vacunados. En plena llegada de la variante ómicron, mucho más contagiosa que las anteriores, es una imprudencia mayúscula, por decirlo de manera suave, que los estudiantes vuelvan a clases presenciales sin contar con la inyección anticovid. Una vez más se anteponen los intereses políticos en un año de revocación de mandato y elecciones en algunas entidades. Se cuidan las apariencias y los paganos son los menores de edad.

Add This: