Revire del 04 de agosto de 2016

Ricardo Anaya, el dirigente nacional del PAN, dice verdad absoluta al afirmar que el PRI ha hecho un gobierno corrupto e ineficaz; también, al asegurar que Andrés Manuel López Obrador, representa el “populismo destructor”. Imposible refutar los dichos del líder panista. Sin embargo, el “niño azul” pretende ver sólo la paja en el ojo ajeno, pues, convenencieramente, olvida las corruptelas en los gobiernos y funcionarios emanados de Acción Nacional. La protección al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, el hasta ahora no aclarado asunto de la Estela de Luz, los negocios realizados por los hijos de Martha Sahagún durante el sexenio de Vicente Fox, son, entre otros, algunos de los asuntos que Anaya debe tener presentes. Ningún partido político en México puede cubrirse con la bandera de la honradez, carecen de los meritos para ello. PRI, PAN, PRD, PVEM, Morena, PT y MC, todos son iguales: corruptos y demagogos.     

Add This: