Revire del 03 de mayo del 2021

Se conoció este fin de semana que el gobierno obradorista suspendió la aplicación de la prueba PISA para estudiantes de secundaria. Tal como está la educación pública en México esto significa, en palabras llanas, un grave retroceso. Es imposible tratar de ocultar el bajo nivel de aprendizaje de los alumnos de 15 años, que, en la gran mayoría presentan serias deficiencias para la comprensión de textos, operaciones matemáticas básicas y ciencias. Todo esto no es sino reflejo del pésimo manejo oficial en la educación. Programas obsoletos, instalaciones inadecuadas y descuidadas, maestros mal capacitados y dirigentes sindicales que sólo buscan lograr sus intereses personales, económicos y políticos. Nada bueno se puede obtener de este pernicioso coctel. El rector y único responsable de la educación pública en el país es el gobierno y a él hay que exigir buenas cuentas. Si lo que pretenden es tapar el sol con un dedo, se equivocan.

Add This: