Revire del 03 de febrero de 2022

Hugo López-Gatell nada tiene de capaz; carece de la ética indispensable para ocupar un puesto a nivel subsecretario de Salud. Su mística de servicio es nula. En contraparte, su servilismo es vasto. Como responsable de la estrategia para combatir la pandemia de Covid-19, ha sido un fracaso absoluto. Es patéticamente errático en los pronósticos que hace. Proyectó 60 mil muertes por la pandémica enfermedad en un escenario catastrófico. Hoy las cifras oficiales del gobierno reconocen más de 300 mil fallecimientos por ese padecimiento. En su momento desdeñó el uso del cubrebocas. Cual vulgar adulador, se aventó la barrabasada de afirmar que la fuerza de AMLO es moral, no de contagio. Sus constantes pifias exhiben al mediocre funcionario, pero principalmente a la persona ruin cuyo pésima actitud y negligencia se refleja en los miles y miles de decesos. Se equivoca el presidente al protegerlo. No es un gallo, es una especie de gallina.

Add This: