Revire del 03 de agosto de 2022

Si había por ahí alguna duda de que el pacto palaciego con el expresidente Enrique Peña Nieto se había deteriorado hace tiempo, ya se despejó completamente. Este martes la Fiscalía General de la República, a cargo del Alejandro Gertz Manero, a quien el presidente López Obrador defiende a capa y espada porque dice que “no ha cometido delitos graves” y le tiene mucha confianza, anunció que está investigando al exmandatario priista por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, y delitos electorales, entre otros. La FGR precisó que próximamente judicializará el caso. En términos sencillos, esto es un calambre para el mexiquense desde Palacio Nacional. Seguramente en el sermón mañanero dirán que es un tema de la FGR porque es autónoma. Nada más falso. La FGR, como en gobiernos anteriores, es el brazo vengativo del poder en turno. Vamos a ver cómo responde Peña Nieto a la amenaza que tardó 4 años.

Add This: