Revire del 02 de mayo de 2022

Este domingo se conmemoró el Día del Trabajo. Una celebración que no debería estar rodeada por la palabrería festiva del gobierno. Porque no hay razones para el regocijo demagógico. Actualmente 56 de cada 100 empleos se ubican en la informalidad, de acuerdo a datos del INEGI publicados la semana pasada. Esos trabajadores  sobreviven con salarios a todas luces insuficientes, con horarios exhaustivos y sin ninguna seguridad social. Una absoluta vergüenza para un gobierno que aspira a transformar al país. Y no es ahuyentando las inversiones u hostigando y persiguiendo a empresarios como se van a generar puestos formales bien remunerados. Si no hay un cambio de fondo en la actitud gubernamental, seguiremos retrocediendo en la creación de empleos de calidad. Un golpe de timón es impostergable. La inseguridad, violencia y falta de un estado de derecho pleno inhiben los buenos empleos.  

Add This: