Revire del 02 de junio del 2021

Para la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la violencia generada por el crimen organizado en el proceso electoral “no es una generalidad”. La frivolidad o el cinismo, quizás ambos, con el que la exministra de la Suprema Corte se refiere a la barbarie en contra de candidatos y políticos que participan en la contienda rumbo al 6 de junio, son absolutamente reprobables. De acuerdo a la consultora Etellekt, a cinco días de que concluya la fase electoral, suman ya 782 agresiones en contra de dichos actores referidos, superando las 774 registradas en las elecciones del 2018. Y un dato duro que exhibe a Sánchez Cordero, es que los 782 ataques se registraron en las 32 entidades federativas y en 460 municipios distintos del país. Es imposible que la titular de Gobernación trate de minimizar la terrible inseguridad que tiñe de rojo a México. Bien lo dijo el distinguido morenista Porfirio Muñoz Ledo: “La paz precaria del país se desmorona....”.     

Add This: