Revire del 02 de julio del 2021

Este jueves se cumplieron tres años de la abrumadora victoria de Andrés Manuel López Obrador que lo instaló en la silla presidencial. Ha sido también de facto un trienio de gobierno, pues en cuanto se confirmó el triunfo del tabasqueño, Enrique Peña Nieto, a la sazón titular del Ejecutivo, desapareció políticamente. Las expectativas que generó López Obrador fueron muchas. Por eso la gente se volcó en las urnas con sufragios a su favor. Estaba harta de la corrupción de los políticos surgidos del PRI, desbordada durante la gestión de Peña Nieto. Empero la decepción es grande, no hay cambio alguno respecto a las pésimas administraciones priistas y panistas. La violencia lejos de disminuir, se acrecentó a niveles de infierno, la economía entró en declive desde antes de la pandemia, hay más gente en condición de pobreza, menos empleos, aumentaron las masacres, escasean medicamentos, la corrupción sigue y el país está partido en dos bandos. Nada que presumir.

Add This: