Revire del 02 de enero de 2019

Concluyó otro año decepcionante para los mexicanos. Los 365 días  estuvieron dominados por la violencia, corrupción gubernamental, negligencia de las autoridades y el infaltable desvío de recursos públicos. Es decir, padecimos como sociedad lo mismo de siempre: demagogia a raudales, medidas populistas, gasolinazos, aumentos a los alimentos y medicinas, más la imposición de gobernadores y funcionarios ineptos y voraces. Vimos también la inmoral proteccion a ciertos amigos del presidente Peña Nieto. Ahí están, como ejemplo, la deleznable Rosario Robles, cuya perniciosa impronta quedó plasmada a su paso por la Sedesol y la Sedatu, y César Duarte, exgobernador de Chihuahua, acusado de desviar dinero a la campaña del PRI. El mismo Gerardo Ruiz Esparza fue otro de los consentidos por EPN, a pesar del horror y los muertos en el fatal Paso Exprés de Cuernavaca. Así el nefasto Peña y compañía. Pero en 2019 no se vislumbra cambio alguno.     

Add This: