Revire del 02 de agosto del 2021

Hubo mucha alharaca respecto a la “consulta popular” dizque para enjuiciar a ciertos expresidentes de México. Una consulta que nació muerta, pues todo mundo sabía que ni en sueños alcanzaría la cantidad de votos para ser vinculante. Pero lo principal es que se trató de un ejercicio fuera del marco legal. Primero, porque la aplicación de la justicia no debe consultarse, simplemente se aplica y punto. Segundo, se trata de un capricho palatino motivado por cuestiones personales de venganza y afanes de exhibicionismo y demagogia sin límite. Tras la escasa participación ciudadana, calculada en apenas alrededor del 7%, según datos del INE, el desdén quedó manifiesto. El pueblo bueno y sabio, salvo acarreados y fanáticos, no compró la farsa morenista. El distractor no funcionó, los políticos aludidos en la propaganda oficial estarán mofándose de ello. La gente no necesita consultas ridículas. Precisa de seguridad, paz, empleo, educación y justicia.

Add This: