Revire del 01 de octubre de 2021

No es el México bárbaro. Sucede que hoy es el país de los abrazos, no balazos. De un estado de derecho relajado a niveles de impunidad. Por eso se está volviendo rutinaria la justicia por propia mano. Con un gobierno que se aferra a una estrategia fallida, donde, entre otras cosas, consiente de manera franca a los criminales, saluda de mano a sus progenitoras, ordena que el Ejército libere a uno de los hijos de poderoso capo, nada bueno se puede esperar. Por eso hasta los vulgares raterillos de poca monta se envalentonaron y tienen aterrorizada a la población en el transporte público, al salir de los cajeros automáticos, en las calles, los comercios y todos los lugares donde les es posible atracar sin mayores preocupaciones. La sociedad mexicana padece una de las peores violencias de que se tenga memoria. Por eso la barbarie como la que vimos en Morelos donde lincharon a dos secuestradores.   

Add This: