Revire del 01 de junio del 2021

A unas cuantas horas de que inicie la veda electoral, la muerte sigue acechando de manera impune a candidatos. No hay un solo día en que la violencia esté ausente del proceso electoral, sin duda el más sangriento desde que se tienen registros. Mientras las balas de sicarios terminan con la vida de quienes no se pliegan a sus órdenes, las autoridades son abyectos mirones pusilánimes. El gobierno, todo lo indica, se ha resignado a que sea el crimen organizado quien autorice o no las candidaturas en los municipios. Este lunes se conoció una agresión más. La candidata de Morena a la presidencia municipal de Cuitzeo, en Michoacán, Rosa Elia Milán, fue atacada a balazos junto con su familia al regresar de actos proselitistas. Más allá de tan deplorables y cobardes actos, es definitivo que la delincuencia rebasó en ciertas zonas del país al gobierno morenista. El grave deterioro del estado de derecho, sostenido en "abrazos y chanclazos", afecta a todos.  

Add This: