Revire del 01 de diciembre de 2021

Cuando se cumplen tres años de que Andrés Manuel López Obrador se convirtió en presidente de la República, a excepción de la ayuda social a los adultos mayores, nada hay más por celebrar. La supuesta transformación existe sólo en aspectos negativos. Hoy la violencia está en niveles infernales, las masacres no cesan, los feminicidios siguen al alza y los grupos criminales operan a sus anchas en el territorio nacional. A la mitad del sexenio obradorista se han registrado 106,597 homicidios dolosos, cifra que supera por mucho a sus antecesores. Los pobres también aumentaron en lo que va del gobierno de AMLO; según el Coneval, 55.7 millones de ciudadanos sobreviven en esa deplorable condición. La corrupción no se ha erradicado, incluso, se han documentado casos relacionados con la familia presidencial: Pío, Martín y Felipa. El desabasto de medicamentos es criminal. Más de medio millón murieron por covid-19. No hay motivos para triunfalismos.

Add This: