Revire del 01 de diciembre de 2016

El Gobierno de México no deja de asombrarnos. Con bombo y platillo la PGR dio a conocer que recuperó 421 millones de pesos desviados por el ex gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte, mediante dos empresas de sus prestanombres. La dependencia hizo una entrega parcial de 250 millones a la Secretaría de Finanzas de esa entidad, el resto será devuelto en mensualidades. El mensaje es que se puede delinquir con empresas, en contubernio con funcionarios, total, si descubren la fechoría se devuelve parte del dinero y el saldo como si estuviéramos en el Buen Fin: a meses sin intereses. ¿Por qué lo permiten de esa forma las autoridades federales? ¿Dónde está el dinero faltante? ¿Cuál va a ser el castigo para los cómplices de Duarte que se prestaron al inmoral saqueo de las arcas jarochas? Al final mucho ruido y un Duarte de Ochoa que “extrañamente” sigue prófugo.         

Add This: