Revire del 01 de abril de 2022

Cuando el gobierno de Estados Unidos afirma que analiza todas las acciones disponibles ante la reforma eléctrica en la cual está empecinado el presidente López Obrador, el mensaje es claro: no les agrada para nada, ni están de acuerdo en ella. Las presiones del otro lado de la frontera van in crescendo. Quien no quiera entenderlo, es un necio. La visita este jueves a Palacio Nacional del enviado especial estadunidense para el clima, John Kerry, junto con un grupo de empresarios no es casual ni vinieron en plan turístico. En la Casa Blanca, Joe Biden es partidario de las energías limpias, mientras que su contraparte en México va en sentido inverso. Construye una muy cuestionada refinería y ha criticado la generación de energía eólica porque los ventiladores afectan el paisaje natural. Es el modo de pensar del tabasqueño. Vamos a ver si aguanta los embates de EE.UU. al respecto o se mantiene firme.

Add This: