Proponen campaña permanente sobre beneficios de consumir productos nacionales

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en nuestro país existen aproximadamente 4 millones 15 mil empresas, de las cuales 99.8 por ciento son Pymes. Se estima que estas unidades económicas generan el 52 por ciento del Producto Interno Bruto, y el 72 por ciento de los empleos en el país.

No obstante la trascendencia de las pequeñas y medianas empresas, su permanencia depende esencialmente de la venta de sus productos en el mercado nacional, ya que la capacidad de exportación es limitada, debido a que enfrentan fuerte competencia desleal ante mercancías provenientes principalmente de Asia, pues los costos de mano de obra en esas naciones son muy bajos, además de que muchas veces evitan el pago de aranceles.

Buscando revertir esa situación, la diputada Rosa Alba Ramírez Nachis, propuso en la Cámara baja exhortar al titular de la Secretaría de Economía a realizar una campaña de carácter nacional y permanente que genere conciencia en la población sobre los beneficios de consumir productos nacionales de calidad.

En el documento, la legisladora precisa que al preferir productos hechos en México, se permite la existencia de pequeñas y medianas empresas (Pymes) que generan empleos e impulsan la producción nacional, además de que frecuentemente crean nuevos productos y nuevos métodos de producción.

Asimismo, considera que para el consumidor mexicano, cuyo poder adquisitivo se ve constreñido, resultan muy atractivos los precios bajos de estos productos extranjeros, pero se debe tomar en cuenta que la calidad de los nacionales es mucho mejor que la de los procedentes de países altamente industrializados como China o Corea.

Por ello, es necesario generar conciencia para que los consumidores mexicanos valoren la importancia de preferir productos de origen nacional, pues generan sustento de cientos de miles de familias, agregó.

Finalmente, Ramírez Nachis hizo notar que anteriormente se han llevado a cabo campañas con ese fin, pero no obtuvieron los resultados esperados, y que su fracaso quizás se deba a que han sido esporádicas, por lo que considera necesario realizar una cruzada permanente que combata los sentimientos de preferencias malinchistas y, sobretodo, basados en el precio y no en la calidad.