Proceso para elegir Asamblea Constituyente de CDMX es “tramposo y mentiroso”

Para el ex procurador capitalino, Bernardo Bátiz Vázquez, el proceso para elegir a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México (CDMX) es “tramposo y mentiroso”.

El candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), a la Asamblea Constituyente, señaló que la Carta Magna local es resultado de “una compensación y un premio de consolación para Miguel Ángel Mancera”, jefe del Ejecutivo local, como resultado del llamado Pacto por México, por ello consideró difícil que pueda construirse una Constitución ideal.

Sin embargo, afirmó que el procedimiento también ofrece la oportunidad histórica de dotar a la capital del país de una Constitución progresista que requiere la participación ciudadana para hacer frente y contrapeso a los grupos que controlan la política nacional.

El ex panista subrayó que “40 de los diputados que formará parte del constituyente no responderá a la soberanía popular, sino a la designación de grupos de poder: el presidente, el jefe de gobierno, senadores y diputados”.

No obstante, Bátiz Vázquez enfatizó que los otros 60 serán electos por sufragio “y ahí vamos a estar, procurando una mayoría suficientemente amplia para hacer un contrapeso a quienes controlan la política del país”.

Las declaraciones del maestro Bátiz fueron realizadas en el marco del Encuentro universitario sobre la Constitución de la Ciudad de México, convocado por el Programa Editorial de la Revista Alegatos del Departamento de Derecho de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco, donde además aseguró que el poder público teme al voto de los ciudadanos de la metrópoli por ser el más informado, independiente, consciente de sus derechos, que hace valer, porque “aquí es donde hay verdaderamente una expresión política”.

Asimismo, el jurista, abogado, político y especialista en derecho constitucional y parlamentario señaló que es necesario tener presencia en el constituyente para mantener la esperanza de que el cambio sea por el camino pacífico de las elecciones, el razonamiento y el debate.