Polémico grito en el futbol, una representación del relajo mexicano: especialista

  • Por el Mtro. Miguel Ángel Lara, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México

En foros anteriores hemos dicho que el “Ehhhh… Putooooo” no es más que la representación del desmadre mexicano, analizado por la antropología mexicana y los estudios culturales, centrados en las representaciones sociales locales.

Ni la FMF y, por supuesto, la FIFA, entienden los por qué de una representación que se ha arraigado en el mexicano. En este sentido, el grito de ninguna manera es HOMOFÓBICO ni RACISTA, porque el DESMADRE es parte de la constitución cultural de un país, que toma esta representación social como parte de su vida cotidiana.

A diferencia de los gritos de Europa o Argentina, donde se vuelven amenazas reales contra jugadores y las aficiones visitantes, el grito mexicano despliega un conjunto de visiones de nuestra sociedad. Dicharachera, desmadrosa, bromista que, sin embargo, jamás se ha traducido en este país en agresiones físicas y estructurales, tal como los medios conservadores y en su mayoría adscritos al poder aseguran ha pasado.

Escuchamos términos como “deleznable”, “indeseable”, “mala educación”, “tercer mundista”, sin tener argumentos basados en análisis cualitativos y cuantitativos que sustente sus pobres y magras categorizaciones. El negocio del futbol mundial es conservador; el objetivo es mantener los capitales y unificar en los estadios a los públicos para que se porten bien.

Los medios sólo califican sin investigar: no es lo mismo DESORDEN que VIOLENCIA. El primer concepto obedece a prácticas basadas en la broma, en la carrilla; el segundo tiene que ver con agresión directa. Es por ello que la crítica se basa más que nada en la representación de la broma.

Roger Bartra en La jaula de la melancolía habla justamente de este comportamiento muy mexicano, basado en el comportamiento postrevolucionario mexicano, que tenía en la broma y el relajo una salida social, después de las presiones ejercidas sobre sus vidas durante ese periodo histórico.

Es urgente hacer entender a la FMF, primero, y después a la FIFA que este es un grito basado unicamente en un comportamiendo socio-cultural del mexicano. Difícil hacerlo, pues las autoridades del futbol nacional no investigan y no reflexionan sobre los comportamientos colectivos en un estadio de futbol. Basado en ello, es complicado que puedan y sepan negociar ante la FIFA.

El “Ehhhh… Putooooo” va a seguir, pues es parte de nosotros. Es posible que sea una moda y se acabe en unos meses o años, pero sin investigación, la FMF se ve imposibilitada de acabar con un grito que desde el punto de vista negocio e imagen los hace temblar; pero desde el punto de vista del público les saca una sonrisa.

*Fuente: Universidad Iberoamericana-Sitio Web-10-10-2016*