Para ellas no hay lugar seguro

Autor: Erick Alcántara

Si una mujer va de fiesta, corre peligro. Debanhi Susana Escobar, de 18 años, desapareció el 9 de abril tras salir de una fiesta en Escobedo, Nuevo León. Sofía Morales, estudiante de la Prepa 4 de la UNAM de 17 años, murió intoxicada tras acudir a un bar de la Ciudad de México para festejar el fin de clases.

Si una niña sale a la calle, corre peligro. Victoria Guadalupe, de apenas 6 años, salió a la papelería, pero ya no regresó. La encontraron muerta cerca de su casa en Querétaro. El presunto asesino, un hombre de 26 años, fue detenido luego de que la policía encontrara las sandalias de Victoria en su domicilio.

Si una mujer va a la escuela, corre riesgo. En octubre de 2020 una estudiante de la UNAM de 19 años denunció haber sido violada por su exnovio en un salón de clases de la facultad de Química. Estudiaban en la misma carrera y en las mismas aulas; su agresor aprovechó que los salones estaban solos por la pandemia.

Incluso si una joven se queda en casa, corre riesgo. Itzel Dayana, de 16 años, estudiaba segundo semestre en el Colegio de Bachilleres número 34, de Veracruz. Fue amordazada, golpeada y violada en junio de 2021 por dos hombres que entraron a su casa mientras tomaba clases en línea.

Para ellas no hay lugar seguro. La violencia se extiende desde las maquiladoras de Tijuana hasta los bares de Cancún. En la década de los 90 fueron las muertas de Juárez; años después, los feminicidios de Ecatepec, y ahora las desapariciones en Nuevo León. Son lugares contrastantes, pero de ninguno se han salvado las mujeres.

El problema no llegó con este gobierno, pero sí se ha desbordado durante esta administración. Cada día matan a 10 mujeres en México, y desaparecen siete en promedio. La mayoría de las víctimas tienen 19 años o menos; algunas de ellas son niñas que apenas llegan a los 10.

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de la Secretaría de Gobernación, en lo que va del sexenio de López Obrador han desaparecido y no han regresado a su casa 7 mil 834 mujeres; son el doble de los 3 mil 680 casos de los que se tiene registro con el expresidente Peña Nieto.

Para ellas la calle es un riesgo, la escuela también; el trabajo o su propia casa. Para ellas no hay lugar seguro.

IMPRESENTABLES

Estaba cantado. La reforma eléctrica del presidente López Obrador se quedó sin los votos necesarios y fue bateada de home run por la Cámara de Diputados. No hubo embajadas suficientes como para comprar los 56 votos que le faltaban a Morena, por lo que no se dio el milagro de Domingo de Resurrección que tanto esperaban en Palacio Nacional. 

*Nota del editor: imagen en portada: especial*