Necesaria, acción de la sociedad para incentivar el uso de la bicicleta

La inversión en el programa Ecobici no fue la adecuada, ya que generó conflicto de intereses al no haber considerado el contexto social para destinar recursos públicos, advirtió César Mirafuentes de la Rosa, estudiante de la Maestría en Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En el ciclo de conferencias La Metro en el Metro. Un paseo por el conocimiento refirió la necesidad de establecer programas para desalentar el uso del automóvil, a la par de mejorar el transporte colectivo, pues sólo con este tipo de acciones los ciudadanos percibirán la bicicleta como una alternativa al vehículo automotor.

El gobierno de la capital debe trabajar conjuntamente con la sociedad para implementar medidas en este sentido, ya que la gente conoce los requerimientos de movilidad.

El egresado de la Licenciatura en Política y Gestión Social de la Unidad Xochimilco señaló también que todo proyecto debe estar acompañado de una cultura vial de peatones, ciclistas y automovilistas, además de la creación de infraestructura adecuada para no repetir los errores de gestiones anteriores, que construyeron ciclovías o rutas que competían con peatones o automovilistas.

En la ponencia Los retos de la administración pública en la Ciudad de México frente al desarrollo de la movilidad urbana en bicicleta refirió que entre las ventajas de este medio de transporte se encuentran la reducción de los tiempos de traslado, el ejercicio –que mejora la calidad de vida– y la reducción de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles.

Para mejorar en este asunto, Mirafuertes de la Rosa propuso construir estacionamientos adecuados y establecer un programa de educación vial y señalización para respetar al ciclista.

El especialista reconoció además que prácticamente la totalidad de la infraestructura está localizada en la zona centro de la ciudad, en particular en las colonias Cuauhtémoc, Polanco y Roma, mientras que el sur y norte de la metrópoli carecen de vías.

Según un conteo realizado en la ciclovía de Paseo de la Reforma, en 2011 circularon al día mil 914 personas en bici y para 2013 se incrementó a cuatro mil 339, de los cuales 62 por ciento fueron hombres y 38 por ciento mujeres.

En ese universo, 44 de cada cien ciclistas declararon que viajando de esta forma se sentían más relajados y 38 por ciento que usaba ese medio para ahorrar. En tanto, 47 por ciento de usuarios de Ecobici empleó el servicio para ir al trabajo, mientras que 12 por ciento lo usaba para trasladarse a casa y 10 por ciento para otras cosas relacionadas con su ocupación.

En 2017, 63 por ciento de quienes usaron Ecobici eran del sexo masculino y el resto (37%) mujeres, en tanto que las ciclovías más utilizadas fueron las de Paseo de la Reforma (60%) y Patriotismo (20%).

Mirafuertes de la Rosa concluyó que 60 por ciento de los ciclistas reconocieron que circular por la ciudad es peligroso mientras que el 32 por ciento asegura que las ciclovías están ubicadas en lugares poco seguros.

*Fuente del texto y foto: UAM*