Millennials no definirán elecciones en 2018, están desencantados de la política

La generación de mexicanos nacidos entre 1980 y el año 2000, conocida como millennials, en contra de lo que se creía, no definirá el resultado de las elecciones presidenciales en el 2018.

Una de las características atribuidas a esa generación es su presunta apatía política lo cual conlleva a que le den poca importancia al voto, según han expresado diversos analistas.   

“En México podemos pensar, por ejemplo, que el interés de la mayoría de estos chicos por obtener su credencial de elector cuando cumplen 18 años tiene mucho más que ver con conseguir una identificación que les permita entrar a los ‘antros’, y no con la posibilidad de participar en las elecciones”, señaló María Marván Laborde, académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

En términos generales, precisó la especialista, se asume que es una de las generaciones más desencantadas de la política y que menos sentido encuentra en su intervención en procesos electorales. Es en discusiones políticas que ocurren en las redes sociales donde más se enganchan, pero responden en mayor proporción al escándalo que a la propuesta.

La universitaria agregó que, es a través de los teléfonos móviles como los jóvenes de entre 18 y 35 años de edad se informan del acontecer mundial. “En ese contexto, no tengo duda de que las próximas elecciones pasarán por estos dispositivos y las redes sociales, como sucede en otros países; ésa sería una manera de incorporarlos a los procesos políticos”.

Además, Marván Laborde consideró innecesario que los legisladores, el tribunal o el Instituto Nacional Electoral pretendan regular lo que se dice en las redes, pues éstas no son regulables. “Me parece que sería un error; lo que sí debe pedirse es que tanto partidos políticos como candidatos reconozcan los gastos en los que incurren durante el manejo de sus campañas en las redes. Eso sí puede regularse y debería hacerse”.

La socióloga universitaria también expuso que los partidos, tanto de México como de Estados Unidos, deberían tomar en cuenta la capacidad que tuvo el senador estadounidense Bernie Sanders de involucrar a los millennials al hablar de sus necesidades y preocupaciones, entusiasmar al ciudadano común más que a los grandes intereses corporativos y a los poderes fácticos.

Sería lamentable que los partidos políticos mexicanos se conformaran con decir que los millennials son una generación a la que no le interesa la política, “¿y qué más podemos hacer si no les atrae? Es posible incorporarlos en esta dinámica y, en esa medida, será importante su participación”.

Los votantes millennials deberían ser una preocupación fundamental, subrayó la experta.