México se ahoga en la violencia; 2018 será el peor en criminalidad

Mientras el discurso gubernamental intenta en vano matizar el grave problema de la inseguridad, los datos duros muestran que 2018 será el año más violento de la historia con más de 28 mil homicidios.

De acuerdo con la organización civil Semáforo Delictivo, en lo que va del año se han cometido 21,283 muertes violentas, lo que representa un incremento de 18% respecto al año anterior, es decir, en México se cometen diariamente unas 77 ejecuciones. Y esto es sencillo de comprobar, basta remitirse a la nota roja de los medios de comunicación para constatar la barbarie.

Todos los días aparecen  cadáveres en fosas clandestinas, encajuelados, embolsados, tirados en las calles y nos enteramos, además, de los asesinatos a sangre fría por sicarios. El Estado de derecho en el país hace tiempo que se esfumó, ante la incapacidad, corrupción y complicidades del Gobierno.

“El 80% de estos homicidios son ejecuciones por el control territorial del mercado  de drogas. La única manera de resolver esta tragedia es regulando drogas para quitarles el negocio a las mafias”, afirmó Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo.

“Ninguna estrategia de seguridad va a funcionar si no empezamos por tomar el control de las drogas. No podemos pretender el fortalecimiento de la paz, si por otra parte insistimos en mantener un negocio violento e informal que le hace la guerra al Estado de derecho. Vamos muy tarde con la regulación de drogas y no veo al nuevo Congreso debatiendo el mejor modelo de regulación de la marihuana, de la amapola y de otras drogas; ninguna droga debe estar en manos de las mafias. Seguimos apostando a la muerte y a la pobreza en lugar de apostarle a la vida y la riqueza, como lo acaba de hacer Canadá”, agregó Roel.

Y le asiste la razón al dirigente de ese organismo, pues mientras en Estados Unidos y Canadá se inició la legalización de la marihuana con fines “recreativos”, en la república mexicana se le ha dado la vuelta a la discusión para enfrentar el infierno que significa el negocio de las drogas. Es impostergable que sin dilación se aborde el tema con la mayor seriedad donde participen todos los sectores sociales. El Congreso debe colocar en su agenda el asunto, posponerlo sólo colabora a que la violencia por el narcotráfico siga creciendo y tiñendo de rojo el territorio nacional.

“El 80% de estos homicidios son ejecuciones por el control territorial del mercado  de drogas. La única manera de resolver esta tragedia es regulando drogas para quitarles el negocio a las mafias”, subrayó el director del Semáforo Delictivo. “Este año vemos un deterioro importante en estados como Guanajuato, Jalisco y Quintana Roo que se suman a la larga lista de estados con altas tasas de homicidio. Guanajuato es el estado con mayor número de ejecutados; ningún estado está exento de los efectos de esta guerra”, advirtió.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*