México, de los países más peligrosos para periodistas y defensores de derechos humanos

"México es uno de los países más peligrosos del mundo para defensores de derechos humanos y periodistas”, acusaron el pasado fin de semana en Washington, expertos de la ONU y la CIDH.

Los cuatro expertos internacionales también resaltaron sus preocupaciones por los escasos avances en la erradicación de la impunidad en los crímenes contra periodistas y defensores de derechos humanos.

Asimismo, consideran imperativo que las autoridades mexicanas fortalezcan el papel de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) para que pueda utilizar su autoridad legal de manera más eficiente  para investigar y procesar crímenes en contra de comunicadores.

"Recibimos con beneplácito las medidas adoptadas por el Gobierno de México para proporcionar fondos para el funcionamiento del Mecanismo de Protección durante todo el período de transición, pero seguimos preocupados por los desafíos financieros recurrentes que han impedido su funcionamiento continuo", expresaron.

Durante su visita a México, los relatores observaron que el Mecanismo es la política pública más importante para la protección de los defensores de derechos humanos y periodistas en el país. "México es uno de los países más peligrosos del mundo para defensores de derechos humanos y periodistas, y un Mecanismo de Protección completamente financiado es simplemente esencial para prevenir efectivamente más ataques", afirmaron.

Y agregaron que "un ambicioso esfuerzo del Gobierno para aumentar las capacidades y el presupuesto del Mecanismo servirá al objetivo de una mejor protección y también enviará un mensaje de voluntad política para hacer de la seguridad de periodistas y defensores de derechos humanos una prioridad nacional".

Finalmente, los expertos hicieron un llamado a las autoridades mexicanas para que refuercen las capacidades y provean fondos adecuados para los fiscales encargados de investigar y procesar los crímenes contra periodistas y defensores de derechos humanos, al adoptar, entre otros, un protocolo de investigación, reforzar las estrategias de investigación y la capacitación, reorganizar su estructura interna, mejorar la comunicación con las víctimas y aumentar la coordinación con las autoridades locales.

*Con información de la CIDH*

**Nota del Editor: Foto: Especial Internet*