Los Editores y sus columnistas

Estamos en el epílogo del año 2016. Han sido 12 meses en los que el país y los mexicanos hemos presenciado de todo. Desde el asombro y terror por la victoria de un peligroso Donald Trump, hasta comprobar como sociedad, que la violencia imperante en nuestra Nación está muy lejos de ser erradicada. Ejecuciones, secuestros, extorsiones y asaltos son cosa de todos los días.

Una de las peores calamidades que padecemos los habitantes de la República Mexicana es sin duda la pesadilla de la corrupción. La clase política se ha adueñado de esta lesiva actividad que tanto le gusta. Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge son una muestra de la podredumbre con la que “gobiernan” los “ejemplos” de la nueva clase priista. Pero en el resto de los partidos políticos también son aficionados a beneficiarse indebida e ilegalmente de los recursos públicos.

Nada de lo anterior es un estímulo grato para recordar con sobrado optimismo el año que termina. No obstante los intentos oficiales por justificar la mediocre economía que nos arrolla –con un peso devaluado hasta 21 unidades por dólar- y los 55 millones de connacionales en pobreza, la realidad es que el desempleo, salario mínimo e informalidad son una pena que duele.

A pesar de las penurias y el complicado entorno con el que debemos luchar cada día, las familias y los seres queridos son el bálsamo que nos reconforta en el camino tan complicado que transitamos cotidianamente. También los amigos, los que están con nosotros desde hace años o los que tuvimos la fortuna de conocer en este año o en épocas recientes.

Pero sucede que el ámbito donde nos desempeñamos también nos regala la fortuna de relacionarnos con espléndidos profesionales y grandes personas, como sucede en Los Editores, donde todos los días tengo el privilegio de disfrutar las colaboraciones de nuestros destacados columnistas: Rosy Ramales, Primitivo Olvera, Carlos Alberto ‘Charly’ Pérez, Óscar Suárez, Carlos Quiroz, Carlos Horta, Luis Ángel Muñoz, Guille Gómora, Arturo Medina y Saúl Arellano en nuestra Columna Invitada. Un auténtico trabuco la sólida columna vertebral de Los Editores.

Miguel Ángel, nuestro cartonista de lujo, llueva o truene, no deja de enviarnos sus ya indispensables colaboraciones que han hecho suyas nuestros amables y fieles lectores.

Nadie de quienes colaboramos en Los Editores cobramos un solo centavo, lo hacemos por la pasión que nos representa escribir en una hoja en blanco y convertirla en columna o nota que sea de utilidad e interés al lector. Los comentarios recibidos siempre son el mejor estímulo para esta inigualable profesión del periodismo. Muchas gracias de todo corazón a ustedes, nuestros queridos columnistas, por su valioso trabajo en este proyecto, sin el no sería posible. Nos vemos en enero con su talento, humor y agudeza.

Benjamín Torres Uballe

Editor