Las conmociones cerebrales en el futbol son frecuentes y requieren atención hospitalaria

Autor: UNAM

•             Noel Isaías Plascencia Álvarez, de la Facultad de Medicina de la UNAM, dijo que tras un golpe debe evaluarse de inmediato al paciente

Las conmociones cerebrales en el futbol son frecuentes y requieren atención hospitalaria inmediata, consideró Noel Isaías Plascencia Álvarez, profesor de pregrado y posgrado en la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Aunque este tipo de golpes a consecuencia de una caída o un choque con la pelota u otro compañero son más comunes en el futbol americano que en el soccer, en ambos existe un tipo de balón especial para evitar golpes severos, pero los accidentes siguen ocurriendo.

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión en ese órgano que puede ser menos grave y afectar el funcionamiento de alguna de sus partes, resaltó el neurólogo.

Puede ocurrir que el jugador quede inconsciente de inmediato o que nunca lo esté, y mantenga la conciencia al tener sólo un estado de confusión temporal, desorientación o sueño.

“Para evaluarlo, es necesario hacer una tomografía de cráneo simple, que es una serie de imágenes del cerebro en cortes para conocer la zona afectada. Esto requiere atención hospitalaria inmediata y reposo, así como algunos estudios como el de la escala de Glasgow”, señaló Plascencia Álvarez.

Otros síntomas pueden ser dolor de cabeza, pérdida temporal de la memoria, náuseas, vómito o ver luces centelleantes, pero eso depende de cada caso, de lo fuerte del impacto y del área donde se causó el daño.

Una de las características que el especialista resaltó es que, al caer al piso, es necesario ver si el jugador no tiene hemorragia. También los traumatismos o golpes frecuentes en la cancha pueden originar perjuicios a futuro, alertó el especialista.

La vigilancia médica y la atención son indispensables porque hay personas que no tienen manifestaciones, pero sí un daño. Si no mejoran los síntomas después de dos o tres semanas es importante otra consulta, recomendó Plascencia Álvarez.

*Fuente: UNAM-DGCS-518 del 04-08-2016*