La quietud de Santander, en Cantabria. (Imagen del Día). Cortesía Israel Torres E.