Feminicidios: una interpretación errónea

Autor: Saúl Arellano

El día miércoles 20-05-2020 el gobierno de la República presentó el informe sobre la situación que guarda la seguridad pública en el país. El informe es triunfalista y, como se dice popularmente, se trata de una lectura de datos que “miente con la verdad”.

Por ejemplo, se hace una presentación que enfatiza la reducción en distintos tipos de delitos, como son el robo a transeúnte, el robo en transporte público, o el robo a negocios, así como la extorsión y el secuestro. Sin embargo, a pesar de que es cierta la reducción en el número absoluto y en términos relativos de este tipo de delitos, lo que no se puntualizó es que se trata de actos delictivos que están relacionados necesariamente con la movilidad y la presencia de las personas en las calles.

Dicho de otra manera, si se ha reducido, de acuerdo con los informes diarios de la Secretaría de Salud respecto de la situación de la epidemia del COVID19, en más de 50% la movilidad en las principales ciudades; entonces es lógico asumir que la reducción del robo a pasajeros del transporte público se ha reducido; lo mismo aplica al robo a transeúnte; y lo mismo puede especularse en torno al robo o extorsión a negocios, pues si están cerrados, lo probable es que disminuya la cantidad de delitos que ocurren en ellos.

Respecto de los feminicidios puede afirmarse que se cometió un exceso en la presentación gráfica de los datos, pues se presentó una gráfica en la que los datos se dividen en dos tiempos: los años previos a la presente administración, y el periodo correspondiente al actual gobierno. En este segundo, se presenta una línea de tendencia que, quien la construyó, no tiene la menor idea de la representación gráfica de una serie de tiempo, o peor aún, mintió dolosamente, lo cual sería todavía peor.

La gráfica que se presentó en dicho informe pretende mostrar una realidad inexistente y es que la tendencia de los feminicidios va en franco y acelerado descenso. Nada más alejado de la realidad. De acuerdo con los propios datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre los meses de enero y abril del 2019, se reconoció la comisión de 321 probables víctimas de feminicidio; por su parte, para el mismo periodo, pero del 2020, la suma acumulada es de 314 feminicidios reconocidos, es decir, únicamente 7 menos que en el primer cuatrimestre del 2019.

Con base en estos datos, resulta, por donde se le vea, un auténtico despropósito afirmar o pretender mostrar a la ciudadanía, que hay una tendencia aceleradamente decreciente en el número de feminicidios registrados en México, sobre todo porque cuando se construye la gráfica para todo el periodo que va de 2015 a abril del 2020, la tendencia que se encuentra en toda la serie de datos es creciente, incluido el gobierno del presidente López Obrador.

*Nota del editor: Foto en portada: BTU*