Exigen acabar con abusos de farmacéuticas; mexicanos pagan precios de los más altos en el mundo

La enorme mayoría de los mexicanos ha sufrido alguna vez –o muchas veces-en la vida para poder pagar cierto medicamento. Particularmente quienes carecen de seguridad social y saben que los genéricos o el Doctor Simi no los aliviarán de manera rápida. También, que el dichoso y demagógico Seguro Popular sirve para poco. A ello hay que agregar que las medicinas de patente sencillamente son inalcanzables para un amplio sector social de México, donde hay 53 millones de pobres.

Ante ese panorama pesimista ocasionado por la disparidad y lo elevado del precio máximo de venta al público de los medicamentos, lo cual afecta directamente a los connacionales más desprotegidos, en el Senado presentarán una iniciativa para reformar la Ley General de Salud, a fin de cambiar este esquema y acabar con el abuso de las empresas farmacéuticas; al menos esa es la intención.

No obstante que la ley ordena a la Secretaría de Economía fijar dicho costo y asegurar su adecuada distribución y comercialización, en los hechos este mecanismo ha sido ineficaz, y ello coloca a México como una de las naciones con los precios de medicinas más altos del mundo, asegura el senador Patricio Martínez García, autor de la propuesta.

El referido proyecto de modificación al artículo 31 de la citada Ley, contempla que esa dependencia fijará el precio máximo “considerando un precio justo que no pueda incorporar como factor de costo más de un 5 por ciento por concepto de inversión en investigación, sin exceder el precio promedio del mismo medicamento en los países de América Latina”.

Martínez García, legislador por el estado de Chihuahua, destacó la necesidad de que el Congreso de la Unión intervenga en tan delicado y apremiante asunto, a fin, subrayó, de frenar los abusos de la industria farmacéutica, que bajo los principios de libertad de mercados y libre competencia, ha constituido todo un monopolio que afecta al bolsillo del consumidor.

“No es posible que de las 15 empresas mayores fabricantes de medicamentos en el mundo, en México tenemos 14, y éstas gozan de un mercado muy grande con una fijación de precios que no está apegada a la realidad de los costos de la misma industria y de las posibilidades del consumidor”, señaló el también presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología en la Cámara alta.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*