Evasión fiscal le cuesta a México 510 mmdp anuales: IBD

La evasión fiscal en México es una perniciosa costumbre que daña severamente a las arcas públicas. Se realiza de manera burda simplemente al dejar de pagar impuestos y evadirse de la autoridad fiscal o desde una estrategia puntual diseñada por empresas medianas y grandes, especialmente éstas últimas, que cuentan con los recursos para contratar firmas importantes de expertos fiscalistas.

Durante 2016 la tasa de evasión fiscal en México representó 2.6 por ciento del PIB, lo que significó que el gobierno no recaudó alrededor de 510 mil millones de pesos, señala una investigación elaborada por la Dirección General de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República.

En la república mexicana la base de contribuyentes es relativamente baja en relación al número de habitantes. La percepción generalizada entre la población es que los contribuyentes cautivos son los menos y los que llevan el peso de la carga fiscal. Es decir, quienes pagan oportunamente impuestos mantienen a los que no lo hacen. Esto, aunado a la actividad informal donde se ocupan millones de mexicanos que no aportan al erario, al hallarse en esa condición.

Según la organización Oxfam en México, durante el periodo 2013-2015, las empresas evadieron en promedio 244 mil 664 millones de pesos anuales, lo que representa 39.63% de la recaudación potencial del Impuesto Sobre la Renta. Esta cifra representa cinco veces el monto de los recursos destinados para la reconstrucción de los daños causados por los sismos de 2017, precisa el estudio del IBD, titulado “Evasión Fiscal en México”.

Un ejemplo muy común de evasión fiscal, señala el documento del Instituto, son los trámites de altas de vehículos en entidades federativas que tienen cobros de tenencias bajos respecto al lugar habitual de residencia del propietario. En esta irregularidad, no sólo se encuentra el dueño del vehículo, sino una red que incluye a distribuidores de automóviles y gestores, que aprovechan las lagunas legales o la falta de coordinación entre entidades federativas, lo que facilita el no pago de impuestos.

*Nota del Editor: Foto: BTU*