Estudian propiedades del chile habanero

Conacyt Agencia de Noticias

Por Lizbeth Barojas Vázquez

Veracruz, Veracruz. 20 de junio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El Laboratorio de Ingeniería de Alimentos de la Unidad de Investigación y Desarrollo en Alimentos (Unida) del Instituto Tecnológico de Veracruz, trabaja en la optimización de los procesos de extracción y encapsulación de los compuestos bioactivos del chile habanero, para la obtención de materia prima para la elaboración de sustancias fármaco-biológicas.

La doctora en ingeniería de procesos Guadalupe del Carmen Rodríguez Jimenes, responsable del laboratorio y líder de la línea de investigación, explicó a la Agencia Informativa Conacyt que el chile es una rica fuente de compuestos como carotenoides y capsaicinoides, los cuales se ha demostrado, a través de otros estudios, que poseen una importante actividad bioquímica en la prevención de condiciones degenerativas en la salud del ser humano.

“Los compuestos que posee en particular el chile habanero son de gran utilidad en la industria farmacéutica, y el método que estamos utilizando para su extracción permite un mayor aprovechamiento, de cada uno de ellos, generando un mejor rendimiento en su aplicación. Además de que les estamos proporcionando a los productores una nueva alternativa para introducir su producto al mercado”.

El chile en México

De acuerdo con el artículo "Chilli, la especia del Nuevo Mundo", de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, los restos más antiguos de la planta del chile proceden del Valle de Tehuacán, datan del año 5000-3000 a. C.

Nuestro país es la región del mundo donde existe el mayor número de variedades de chile, siendo Chihuahua, Sinaloa, Guanajuato, Zacatecas, los principales productores.

De acuerdo con la doctora Rodríguez Jimenes, miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), se ha demostrado que la capsaicina tiene actividad biológica como antioxidante, anticancerígeno y agente antiinflamatorio. Mientras que los carotenoides son ricos en compuestos para una óptima función ocular, como es el caso de la vitamina A.

La técnica para la obtención de dichos compuestos bioactivos es la extracción sólido líquido, en la cual el chile es previamente deshidratado y puesto en contacto con un solvente. Para la recuperación y conservación de dichos compuestos, se recurre a procesos de encapsulación, como el secado por aspersión, procurando evaporar el solvente orgánico, al que fue sometido, para evitar su combustión durante el secado.

“El chile habanero es un producto de suma importancia, generalmente lo consumimos sin conocer las propiedades que tiene. Su consumo es preferentemente en fresco y dado que su vida en anaquel es muy corta, estamos desaprovechando el producto. Actualmente, se ha desarrollado

una industria dedicada, específicamente, a la extracción de sus compuestos bioactivos con intereses económicos, se han elaborado champús, cremas y algunos antiinflamatorios; sin embargo, hay toda una gama por estudiar, y con la investigación adecuada se pueden llegar a crear productos que suministren un beneficio a pequeños sectores en la rama de la medicina”, aseguró la doctora Rodríguez Jimenes.

La línea de investigación en la cual la doctora Guadalupe del Carmen Rodríguez Jimenes trabaja desde hace cuatro años, va encaminada en explotar las propiedades bioactivas que esta baya prehispánica posee, con la finalidad de que este producto pueda ser utilizado para la fabricación de fármacos, otorgándole un valor agregado al chile habanero, beneficiando tanto al sector productor como al consumidor.