EE.UU. y México deportaron 96 mil migrantes; nuestro país expulsó al 90%

En el primer semestre de 2018, unos 96 mil 216 migrantes, entre ellos 24 mil 198 mujeres y niños, fueron deportados desde Estados Unidos y México. Más del 90% de las deportaciones se originaron en nuestro país, revela un nuevo estudio de Unicef publicado este jueves, bajo el título “Desarraigados en Centroamérica y México”.

Diversas ONG internacionales y mexicanas han acusado con insistencia al gobierno mexicano de realizar el trabajo sucio a la unión americana para frenar la migración ilegal que tiene como destino el país del norte.

Paradójicamente, la violencia extrema, la pobreza y la falta de oportunidades no son solo las causas de la migración de miles de niños de El Salvador, Guatemala y Honduras, sino también las consecuencias de su deportación, precisa el documento del organismo dependiente de la ONU.

México está bajo el escrutinio internacional por los constantes abusos, violencia, robos, secuestros  violaciones, extorsiones y tratos denigrantes de parte de las bandas criminales (en el año 2010, Los Zetas asesinaron en San Fernando, Tamaulipas, a 72 migrantes provenientes de Centro y Sudamérica), pero también de las corporaciones policiacas y elementos del Instituto Nacional de Migración.

Unicef asegura que los niños que son enviados a sus países de origen muchas veces no tienen un hogar al que regresar, terminan endeudados o son blanco de pandillas. Regresar a estas “situaciones imposibles” hace que sea más probable que migren nuevamente.

Las medidas que adoptó la administración de Donald Trump respecto a los migrantes indocumentados se han endurecido y el discurso de odio del republicano ha exacerbado el sentimiento racista y xenófobo de ciertos sectores estadounidenses. Éste es uno de tantos obstáculos que deben sortear los centroamericanos, sudamericanos y mexicanos que desean realizar el mal llamado sueño americano, pues actualmente no es sino una terrible pesadilla.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*