Educación de alta calidad requiere necesariamente financiamiento sostenible, afirma Graue

Una educación de alta calidad necesita de un financiamiento sostenible, pero México tiene el gasto por alumno más bajo de todos los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Al participar en el foro Tijuana Innovadora, expuso que en 2013 Luxemburgo y Suiza invirtieron 21 mil 320 y 19 mil 52 dólares, respectivamente, para brindar desde educación primaria hasta superior a sus alumnos. En tanto, México destinó tres mil 387 dólares, que representan apenas la tercera parte del gasto promedio por estudiante de los países miembros de la OCDE, que fue de 10 mil 493 dólares.

La educación, prosiguió, promueve el desarrollo social, pues a mayor nivel educativo, las personas obtienen mejores ingresos. Además, favorece la seguridad y permite que haya más posibilidades de tener un futuro más equitativo y justo.

Por ello, es necesario aumentar la cobertura en educación superior, pues actualmente sólo se atiende a una tercera parte de la población en edad de cursar estos estudios. En el bachillerato, expuso, se requieren 100 mil lugares más cada año para alcanzar la cobertura universal en el ciclo 2021-2022; mientras que en la licenciatura se requeriría incrementar 250 mil lugares anuales que permitirían llegar a una cobertura del 40 por ciento en el 2018.

Sin embargo, dijo el rector, el panorama es poco alentador, pues en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2017, instituciones educativas como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y diversas universidades estatales han sufrido recortes.

El escenario de la investigación en México también es complicado, pues el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sufrió una disminución del 23.2 por ciento y hay compromisos que no puede dejar de atender, como preservar y promover el crecimiento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), las becas a estudiantes de programas reconocidos, las cátedras Conacyt, así como la contratación de jóvenes investigadores.

Ante empresarios y emprendedores de Tijuana, Baja California y San Diego, California, Graue Wiechers insistió en la necesidad de impulsar la investigación encaminada a resolver los complejos problemas de la sociedad, los cuales deben ser atendidos de manera multidisciplinaria, además de impulsar la innovación y la obtención de patentes.

En el país, subrayó, los principales innovadores son las instituciones de educación superior como la UNAM, el ITESM, el IPN, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, al igual que centros de investigación como el Cinvestav y el Instituto Mexicano del Petróleo.

*Fuente: UNAM-DGCS-776 del 10-11-2016*