Diputados piden al Gobierno frenar linchamientos; exigen garantizar Estado de derecho

Los linchamientos en México se han vuelto costumbre e intensificado en los últimos años. Ante la ausencia del Estado de derecho, turbas toman la justicia en mano propia con métodos que parecen increíbles en pleno siglo XXI. La barbarie exhibida a través de los medios de comunicación o en las redes sociales muestra como son asesinados supuestos delincuentes o personas inocentes.

Así es posible comprobar no sólo el desbordamiento de la delincuencia sino la incapacidad de las autoridades para terminar con esa anarquía. Simplemente México se muestra como una nación de bárbaros en ciertos sectores sociales. Y no hay justificación alguna para que tales atrocidades ocurran en un país que se supone es de leyes. Hoy, parece lo contrario.

Por eso no extraña que en la Cámara de Diputados hayan exhortado este martes al Ejecutivo federal, gobiernos estatales y ayuntamientos, para que diseñen e implementen estrategias y acciones que eviten que la población de las comunidades afectadas, hagan justicia por propia mano y se garantice el estado de Derecho.

El punto de acuerdo solicita que el Ejecutivo federal, de manera inmediata, destine mayores recursos económicos, logísticos y de seguridad a municipios y localidades que requieren atención urgente por encontrarse en situación de riesgo, inseguridad e ingobernabilidad.

No obstante, la gravedad del problema que representan los linchamientos, requiere de algo más que un simple “exhorto”, los cuales en el ámbito legislativo son considerados como “llamados a misa”, a los que nadie está obligado a prestar atención.

Deben atacarse sin dilación las causas que originan las referidas masacres, donde destacan de manera preponderante la pobreza, la falta de justicia, los “usos y costumbres”, la negligencia policial, la impunidad y sobre todo ello: el hartazgo social.

“El linchamiento no sólo demuestra la crisis que existe en la impartición de justicia, sino afecta el tejido social y vulnera los derechos de los acusados. Padecemos una ausencia y fragilidad en el estado de Derecho que crea un resentimiento ciudadano, al grado de caer en la delincuencia y violencia”, aseguro la diputada María Rosete Sánchez al presentar el punto de acuerdo.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*