Zidane vuelve, pero... ya no tendrá a CR7

Cuando Zinedine Zidane decidió salir del Real Madrid al término de la pasada temporada, nunca tuvo cerrada la puerta de La Casa Blanca. Su regreso a la entidad merengue se iba a dar, cuando él lo decidiera o cuando la directiva lo necesitara. Y así fue, como esto último, al estar en crisis deportiva el cuadro merengue.

Florentino Pérez llamó a Zidane para sacarlo de su año sabático y para demostrar la lealtad del francés hacia el escudo merengue; el presidente del Real Madrid, con un mismo disparo, intentará matar dos pájaros: lo contrató para que saque del bache a los blancos y para que lo salven del desprecio y de la furia de la grada del Bernabéu, al ver a su equipo, sin la oportunidad de celebrar algo al finalizar la actual temporada, después de estar eliminados de la Copa y la Champions, y a una distancia muy considerable del líder de la Liga, el Barcelona.

El ganador de cinco Champions con el Madrid, una como jugador, otra como auxiliar técnico y tres como entrenador, bien sabe que su implicación con el Real Madrid es total. El agradecimiento que el francés tiene al conjunto blanco es total. Y eso nunca lo ha olvidado. Primero en su etapa como jugador donde renunció a su última temporada en la primera plantilla madridista. Y especialmente en su carrera como entrenador, al ser apoyado por Florentino Pérez. Es más fue el propio presidente blanco quien apostó ciegamente por él desde el principio, sabía que estaba llamado a dirigir algún día al Real Madrid. Primero dándole la responsabilidad del filial madridista cuando apenas tenía experiencia y, de hecho, estaba todavía terminando su formación para la titulación de UEFA PRO. Cuando le empezaban a llover las ofertas de Francia, el presidente blanco tuvo claro que la forma de aguantarle en Madrid y reservarle para el futuro, era otorgándole al Real Madrid Castilla. Jugada que le salió perfecta porque se convirtió en el trampolín perfecto para subir al primer equipo cuando fue destituido Rafa Benítez.

Con su retorno, Zizou habrá ganado poder de decisión sobre el equipo; no creo que le alcance en estos 11 juegos que le restan para ganar la Liga, pero sí luchará con las herramientas que tiene para pelearle el subcampeonato al Atlético de Madrid, además que con el paso de los juegos, irá planificando el próximo proyecto, que tendrá que ser encabezado por figurones del futbol, sí es que quieren ser protagonistas, porque Zidane no podrá sólo.

Zinedine, ya no tendrá a su héroe en el campo, como lo fue Cristiano Ronaldo, al que pidió que renovaran la temporada pasada, sin ser escuchado.

Dos Balones de Oro, 112 goles, repartió 26 asistencias, en 114 partidos jugados. Un promedio brutal de 0.98 tantos por encuentro a lo largo de dos años y medio de competición y títulos por todos lados. Eso es lo que ganó CR7 bajo las órdenes de Zidane. Ambos cruzaron los límites del campo de juego.

El regreso del francés afecta directamente al futuro de muchos miembros de la plantilla blanca. Abandonó la nave el pasado mayo tras la consecución de la tercera Champions consecutiva en buena medida porque Florentino no atendió sus peticiones en lo que se refiere a las altas y bajas. Zidane exigió la marcha de Gareth Bale y la continuidad de CR7, pero la directiva lo ignoró.

Sin ninguna duda, el jugador más perjudicado será Bale. La relación entre técnico y jugador era inexistente al final de la temporada pasada y ésta, donde el galés no ha dado la talla, ha evidenciado que no es el líder de ataque que necesitaba el equipo.

Zidane no quería otro portero que Keylor Navas. Marcelo, Modric, Kroos, Isco y Asensio eran habituales y lo seguirán siendo ahora; Marcelo e Isco serán beneficiados, ya que estaban olvidados por Solari. Veremos si Vinicius es del agrado de Zizou, quien tendrá que revertir los pésimos resultados de Solari ante el acérrimo rival, el Barcelona.

Solari fue cesado tras una semana terrible. Tres partidos ante el Barça, dos derrotas y un empate, y la derrota ante el Ajax en Champions League terminaron de condenar al argentino, incapaz de superar a su mayor rival. Pero, ¿cómo le fue a Zidane ante los culés en la Liga? Bueno, los resultados no son de lo mejor. Puesto que de los cinco Clásicos de la Liga, sólo ganó uno, empató dos y perdió los otros dos.

Lo que está pasando en el Real Madrid es tremendo. No sólo se le han ido prácticamente las tres competiciones en cosa de seis días, sino que han surgido un montón de líos en cadena: los Casos Isco y Marcelo, la lesión de Vinicius, las cargas de trabajo de Solari a la plantilla, la discusión entre Sergio Ramos y Florentino, la pelotera entre el propio Ramos y Marcelo. ¿Podrá dar la calma Zinedine Zidane al interior merengue?

Zidane tenía y seguirá teniendo la autoridad moral en el vestuario. El hombre seduce al futbolista, no le impone, es el amigo de los jugadores, su hermano mayor, su segundo padre, su ídolo de juventud, su todo, es para sus pupilos, pero…sólo les falta algo: cubrir la ausencia de los múltiples goles de CR7, y que sólo los podrán cubrir, con la contratación del joven Mbappé.

*Nota del Editor: Foto: www.realmadrid.com*