Ya no más pozos tapados, después del niño ahogado

El mundo del deporte ha tomado decisiones históricas tras la guerra de Rusia contra Ucrania, excluyendo de toda clase de competición a atletas rusos, solo por ser del mismo país que Vladimir Putin.

¿Y por qué no hacerlo en México, contra los Gallos del Querétaro, ante el fatídico episodio del sábado en el Estadio La Corregidora?

En primera instancia, suspendieron al equipo Querétaro y vetaron a La Corregidora, pero veremos si este martes, los dueños de los equipos de la Liga MX, en la Asamblea Extraordinaria, tienen los tamaños suficientes, como para desafiliar al club Gallos y el veto definitivo al inmueble queretano, algo que se ve venir, puesto que la FIFA ha presionado a la FMF, que, si no hacen algo ejemplar, peligraría la sede que tienen en conjunto con Estados Unidos y Canadá, para el Mundial 2026.

La cúspide de degradación humana que se vio en Estadio Corregidora, no fue producto de la generación espontánea. Tampoco de la acumulación de ímpetus por dos años de semi encierro por pandemia, sino la bomba de tiempo que autoridades, empresarios y patrocinadores plantaron en el futbol y hoy les ha estallado en la cara.

Pero como siempre pasa en México, cuando ven al niño ahogado, se tapa el pozo. La decisión de la directiva de Gallos, de erradicar a su grupo de animación, hasta ahora, es muy tarde, puesto que ha sido uno de los que tienen más actos vandálicos en los últimos años, y eso también es para el resto de los equipos de la Liga MX, que deben de eliminar a las llamadas Barras, que bien podríamos llamar delincuentes.

Las tribunas han sido secuestradas por grupos de vándalos, asesinos, sinvergüenzas, que han llevado el terror a los estadios y que se han apoderado de ellos, todo eso ante la displicencia y hasta la sospechosa colaboración de los clubes de la Liga MX.

Basta de medias tintas. Son muchos los adjetivos que nos mantuvieron despiertos la noche de este sábado y muchas las imágenes de una violencia tremenda, desmedida, que nos hacen replantearnos qué clase de sociedad somos.

Es un reflejo del país, porque no existe el estado de derecho, porque no se aplica la ley, porque nunca hay consecuencias para los delincuentes en cualquier ámbito.

Más allá de la reflexión de valores es momento de responsabilidades. No hace falta esperar a saber si hay fallecidos, que ojalá no los haya como aseguran hasta ahora las autoridades.

Lo de este fin de semana es lo más grave en la lista de trágicos episodios con los que ya cuenta el futbol mexicano. Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí, Torreón o Veracruz han vivido escenas similares. Ante ninguna de ellas se tomaron las medidas necesarias para erradicarlas. Los hechos se repitieron después en otros estadios, con otras “aficiones”.

Al principio, el tono por parte de la Liga MX, se pareció mucho más al que ya se ha escuchado otras veces. Ante preguntas concretas de desafiliación o disolución de barras, sólo se respondió “habrá una Asamblea extraordinaria el martes”.

Pero ante la presión de los medios de comunicación, de los verdaderos aficionados que se expresaron en redes sociales y de las voces que vivieron el escenario negro en Querétaro, la postura se dejó ver más dura, ojalá que HOY en la Asamblea, escuchemos lo que todos queremos escuchar: la desafiliación de los Gallos del Querétaro, el veto indefinido del Estadio Corregidora y la erradicación de los grupos de animación, para dejar un verdadero precedente para el resto de los equipos.

“No habrá más barras visitantes en los estadios”, anunciaba Mikel Arriola, el presidente de la Liga MX, pero lo que debe hacer, es desaparecerlas por completo, porque de nada servirá que solo acudan las locales a los estadios, y si van aficionados del otro equipo al estadio, ellos seguirán corriendo peligro.

Pero, la gran pregunta es, si los dueños de clubes, que se reunirán HOY, serán capaces de erradicar por completo a estos grupos de animación -o de delincuencia-.

De parte de los gobiernos federal y estatal hubo amenazas directas para los criminales que participaron en los actos, pero hasta las 24:00 horas de este martes, no ha habido detenidos por las agresiones físicas. (1)

Han sido décadas de aviso donde solo los directivos movieron la cabeza en gesto de lamento y voltearon a otro lado, preocupados más por los ingresos que por las soluciones. No puede ser normal que en un acto que se promociona como entretenimiento familiar el requisito para entrar sea hacerlo sin cinturones, porque por alguna razón su función de accesorio de moda y vestido se transforma dentro de un estadio en un potencial instrumento para causar daño. Esa debió ser una alerta y prefirieron no verla.

La Federación Mexicana de Futbol y la Liga MX tienen en sus manos una oportunidad magnífica para sentar precedentes dentro del balompié nacional.

Ya aprendimos que lo que mata es la "pasión" mal encaminada. Es momento de desafiliar a un equipo que no te ofrece nada, ni en taquilla, ni en espectáculo dentro del futbol mexicano y que además era responsable de la seguridad dentro del estadio y en sus alrededores, increíble que en

los videos no se vea presencia policíaca ejerciendo su trabajo, en cambio, se vio a los policías abriéndoles las rejas a los delincuentes.

La imagen de los equipos cargando la manta antes de los juegos con la leyenda “GRITA POR LA PAZ” o las palabras de los niños “JUEGA LIMPIO, SIENTE TU LIGA”, al llevar el balón al centro del campo, con el que se jugará el encuentro, representa el lado hipócrita y real de nuestro país y bien pudiera aplicar fuera del futbol, pedimos y fomentamos paz, por otras naciones y no miramos que la paz se demuestra a diario. El respeto lo damos nosotros, desde casa.

Es algo contradictorio, como también lo es, que la FIFA censure la homofobia, la violencia y la violación de los derechos humanos y realice Copas del Mundo en donde justo se castiga a los homosexuales, se trasgreden los derechos de las mujeres y las muertes por la guerra entre cárteles del narcotráfico son un sello característico.

Es solo deporte y todo se queda en la cancha…

(1) Nota del editor: las autoridades de Querétaro dieron a conocer que ya hay 10 detenidos.

*Imagen en portada: especial Internet*