El VAR, un mal necesario en la Liga MX, española y en el mundo

El nombre de Iglesias Villanueva y el de su asistente, ya se hizo famoso en el mundo, puesto que fue el hombre, al que no le importó, que unos días antes, Lionel Messi recibiera su cuarta Bota de Oro, por los 37 goles que marcó la temporada pasada, en una campaña que no se coronó campeón de Liga, ni tampoco que haya renovado con el Barcelona hasta el 2021, ni que su cláusula de rescisión sea de 835 millones de dólares, prefirió no marcar el gol del argentino, que a la postre pudo significar tres puntos más para los blaugrana.

Porque hay jugadas que se ven o no se ven, porque hay penaltis que se observan o que no se observan, porque hay tarjetas amarillas ¡y hasta rojas! que se intuyen o no se intuyen, que se esconden o se muestran, porque hay penaltis fuera del área, que son dentro, porque hay fueras de juego que casi lo son, que casi no lo son, que lo podían haber sido, pero ese gol era el gol 13 en Liga de Messi, pero no lo quisieron cantar. Porque no da igual, que la Liga se acabe en noviembre, que hasta el 20 de mayo….

No es lo mismo que el Real Madrid y el Atlético lleguen a Navidad a ocho puntos del puntero Barcelona, que a 10 o 15 puntos abajo; o cuatro puntos de los culés sobre el Valencia, que a siete por encima.

La Liga española se encuentra en el ojo del huracán, y se empeña en hacer el ridículo siendo el único gran campeonato que no utiliza aún la tecnología. La que pretende ser la mejor Liga del mundo y mueve miles de millones de euros, no tiene ni tendrá ojo de halcón porque la patente es muy cara, no quieren gastarse los cuatro millones de euros que cuesta la implantación del Ojo de Halcón -que se utiliza en la Premier desde 2013- y han preferido esperar a que la Federación traiga el videoarbitraje.

Aunque también, con la incursión del VAR, se han suscitado críticas como sucede en Alemania. El problema radica no en su intervención tecnológica, sino humana, que concede demasiado poder a quienes lo controlan. Tanto es así que en Alemania han optado por alejar de los estadios el centro de decisiones del VAR. Se halla emplazado en Colonia, en una sala de 100 metros cuadrados sin ventanas, como si de un laboratorio de alto secreto se tratara. Allí trabaja un árbitro conectado con los colegiados del partido, con un asistente y un supervisor.

Por lo pronto, prefieren que los errores de los silbantes, les quiten puntos a los equipos por las jugadas de apreciación. En México hay algo similar, que se oponen al Video Assistant Referee (VAR), sin embargo, el Comité de Desarrollo de Deportivo (CDD) estableció que a partir de la liguilla del Apertura 2018, o sea para un año exactamente,   se instaurará el VAR, para evitar yerros humanos que causen eliminaciones dolorosas, como sucedió con el Toluca, donde el silbante Oscar Macías Romo, dio por bueno un gol ilegítimo de los Monarcas, que a la postre dejó fuera a los Diablos Rojos en la pelea por el título del Clausura 2017.

Todos los equipos en el mundo han padecido de las pifias de los silbantes, pero el Barcelona ha sido el cliente más frecuente, que le han evitado alzar el título. Hace una temporada, en el campo del Betis, el balón entró claramente y ni el juez de línea ni el árbitro lo vieron.

Ese Barça de Luis Enrique sumó 10 victorias y 4 empates (34 de 42 puntos) frente a Athletic Club, Atlético, Valencia, Sevilla, Real Sociedad, Real Madrid y Villarreal.

En cambio, tropezó gravemente contra Alavés, Málaga, Deportivo, Betis... por una mezcla de errores arbitrales que condicionaron ese 93 a 90 puntos en la clasificación favorables al Real Madrid. En total, 15 puntos (3 derrotas y 3 empates) que podían haber cambiado la suerte de los culés en esa Liga

Iglesias Villanueva ha dirigido al FC Barcelona en 14 partidos de Liga, en los que los blaugrana sumaron 10 triunfos, 3 empates y 1 derrota. Ante Villarreal de la Liga 2016/17. Hubo dos penaltis en el área del Submarino Amarillo, que únicamente dejaron de ver el árbitro gallego y su equipo arbitral.

Ese error le costó al Barça perder dos puntos en El Madrigal. Sumados a los dos que se dejó en el Villamarín, hubieran decantado el título de Liga para los blaugrana (el Real Madrid se impuso con 93 y el equipo de Luis Enrique fue segundo con 90).

El domingo, en Mestalla, volvió a suceder. El silbante fue incapaz de ver lo que todo el mundo vio sin dudas. El Ojo de Halcón, es otra tecnología que aplican las ligas de Inglaterra, Alemania, Italia, Francia, Holanda o Portugal.

En la Bundesliga hay dudas sobre el VAR. Es evidente que hay que ajustarlo, pero en Alemania ya lo han aplicado y ya tendrán una temporada de ventaja. Sí, poner el Ojo de Halcón cuesta dinero y el VAR también, pero de verdad ¿ese ha sido el problema de una Liga, la española, que aspira a ser la mejor del mundo? O de la mexicana, que intenta ser una liga similar a las de primer mundo.

Los árbitros pueden equivocarse, es humano, pero los dirigentes de las ligas no puede ser que no los quieran ayudar.