Un recambio generacional a medias en el Tri

El recambio generacional de la Selección Mexicana comenzó a medias con el inicio de la Era Tata Martino en el Tri. Se acabaron los Márquez, los Corona, los Talavera, los Peralta, los Ayala y los Gio.

El equipo en general, de hecho, llegaría a Qatar 2022 mucho más experimentado, pues algunos elementos como Guillermo Ochoa tendrá 36 años para ese entonces, el capitán Andrés Guardado, 35, Javier Hernández, Miguel Layún y Héctor Moreno, 34 años, mientras que Carlos Vela, si es que decide seguir vistiendo la verde, 33, en tanto Héctor Herrera, Jonathan dos Santos y Javier Aquino tendrán 32, y tendrán la presión de los juveniles que ya pidieron su oportunidad a gritos a Martino en el pasado juego ante los chilenos.

En el caso de Ochoa, arqueros como Sebastián Jurado, Gibrán Lajud y Raúl Gudiño le ponen presión en la portería, mientras que Javier Hernández cada vez sufre más por los goles de Raúl Jiménez. Layún está cada vez más relegado de la lateral izquierda, donde ahora Jesús Gallardo lleva mano. Si Andrés Guardado antes era gambeta y cabellera al viento, hoy es seriedad, casquete corto, pecho inflado y talento, pero observa muy de cerca lo que hace Erick Gutiérrez, quien cuenta con el nivel suficiente para tomar el lugar de Guardado cuando el capitán del Tri decida colgar los botines.

El recambio generacional, desde esta perspectiva, luce a medias, porque esos hombres que mencionamos, se unirán a varios de los elementos jóvenes como Carlos Rodríguez, Diego Laínez, Edson Álvarez, Carlos Salcedo, Rodolfo Pizarro, Jesús Gallardo, Hirving Lozano y Erick Gutiérrez, menores de 26 años, quienes dejaron un grato sabor de boca en ese cambio generacional que busca el Tata al frente del Tri.

Ilusiona esta renovada versión del Tri bajo el mando de Martino; este martes será turno de un grupo distinto al que se vio de inicio ante Chile, para mostrarse ante Paraguay, pero independientemente del resultado, estos dos amistosos y la concentración ya fueron más útiles que todo el tiempo que fue desperdiciado con el interinato molero del Tuca Ferretti.

Seis “P´s” serán el secreto de Gerardo Martino con el Tri. Presión, Posición, Posesión, Precisión, Pasión y Perfección.

Por eso, para perfeccionar la presión, la posición, posesión y precisión, es indispensable ir formalizando una alineación tipo, para que familiarizados, los jugadores se sientan cómodos al saber quiénes y desde dónde irán colaborando.

El proceso vivirá sus primeros días críticos antes de la Copa Oro, cuando tenga que trabajar a marchas forzadas, para generar esa identidad de funciones y de colaboración en la cancha. Para no verse como en el primer tiempo ante Chile, y que gracias al cansancio de los chilenos en los segundos 45 minutos, se pudo ver mejor.

El Tata Martino puso sobre la mesa varias de sus cartas de intención y las cumplió pese al escaso tiempo de trabajo con sus jugadores, como la intención de salir tocando el balón aun en situaciones muy comprometidas; el tener una propuesta ofensiva, con los largos recorridos de sus laterales y la forma de presionar la salida del rival.

Las pretensiones de Martino requieren de trabajo, ensayos, seguramente dobles entrenamientos y por supuesto partidos de futbol, y claro, cero rotaciones, porque

regresar a ese oscuro recurso, sólo contamina los eventuales avances que se pudieran llegar a tener.

*Nota del Editor: Foto: miseleccion.mx*