El Tri de Jimmy, a mentalizarse en el oro olímpico

La medalla de oro conquistada por la Selección Mexicana en Londres 2012, cambió la perspectiva de los torneos de futbol olímpicos para toda la vida. Antes, era un torneo más para el Tri, pero a raíz de los héroes mexicanos que se colgaron el metal áureo, se ha convertido en un certamen con expectativa y obligación para el Tri.

La Selección Sub (24) 23 de Jimmy Lozano consiguió el boleto a Tokio 2020, caminando, con paso perfecto en el Preolímpico, a falta de la gran final de esta noche contra Honduras.

Solo ha recibido un gol México en todo el torneo y fue producto de una falta afuera de su área marcada como penalti, lo que confirma que el arbitraje de Concacaf es más malo que el nivel de los equipos que la conforman.

La mentalidad de esta Selección Mexicana debe ser a partir de ya, que cualquier resultado abajo del podio olímpico será catalogado como un fracaso, sobre todo porque la convocatoria cuenta con suficiente talento, sin contar a los tres refuerzos mayores de 23 años que acudirán a Tokio, como para competir por los metales, a pesar que el Tri sigue cómodo como mandón en Concacaf y nos sigue faltando rival para crecer.

Los tiempos en los que estas Selecciones juveniles contaban con pocos jugadores consolidados en Primera División han quedado atrás y para muestra los elegidos para el Preolímpico, que cada integrante del Tri de Jimmy Lozano en Guadalajara es protagonista en el Máximo Circuito, excepto el portero Sebastián Jurado, relevo del lesionado Luis Ángel Malagón, pero que tiene los tamaños, para ser titular en cualquier equipo, incluido su actual club, Cruz Azul.

Malagón, de quien se espera se recupere de su lesión en el codo, para conformar al equipo que acudirá a los Juegos Olímpicos; tiene rato tapando al nivel de los mejores en la Liga MX.

Ya sea Malagón o Jurado defendiendo los tres palos, no se nota la misma necesidad de antes para reforzar ese lugar.

Los laterales pintan para ser Vladimir Loroña que en los últimos tres años con Puebla y Xolos es de lo más constante en la posición, - aunque aquí también caben Jorge Sánchez o Alan Mozo, ambos dan la edad para Tokio-, el otro es Erik Aguirre quien se ha posicionado como uno de los jugadores más polivalentes; lateral, contención, interior, volante, extremo y enganche. Aguirre es como un tipo Jesús Dueñas abajo de 23 años.

En la central juegan Jesús Ángulo y Johan Vázquez; el primero campeón con Santos Laguna y cuenta con la peculiaridad de ser central o lateral. El segundo fue detectado por Rayados como uno de los prospectos nacionales más grandes en la posición y terminó por explotar de titular en Pumas en la temporada del subcampeonato.

El central de Monterrey, César Montes, es otro de los futbolistas que dan la edad para los Olímpicos y que se disputan el Tri de Jimmy y el del Tata. Montes no acudió al Preolímpico, pero si fue a la Gira por Europa, y un poco adelante, otro que no acudió al torneo en Guadalajara pero que también puede acudir a los JO con los ojos cerrados es Edson Álvarez, quien se ha vuelto en una pieza fundamental en el Ajax.

En media cancha bien clavado, José Joaquín Esquivel, titular en Juárez y antes en Lobos, a sus costados vuelan Sebastián Córdova y Charly Rodríguez, quienes se impusieron a la feroz competencia interna de Rayados y América.

Los extremos pueden ser El Piojo Alvarado y Uriel Antuna, que son jugadores intermitentes, pero al fin de cuentas protagonistas en dos de los llamados cuatro Grandes del futbol mexicano, Chivas y Cruz Azul.

En el caso de Alvarado, se disputaría el lugar con Diego Lainez, quien también se encuentra concentrado con el Tri Mayor.

En el centro del ataque, Alexis Vega, con ese gran potencial que no termina por detonar totalmente, sin embargo, los nuevos héroes son Antuna, Charly Rodríguez, Vega y Córdova, que todo el torneo influyeron en los resultados a favor de México y no fallaron en las semifinales contra Canadá.

México hizo lo que tenía que hacer, aunque no se puede calificar de brillante la eliminatoria, porque el nivel de los adversarios nunca presionó, ni puso en riesgo la clasificación mexicana.

La gran escena es en la que se aprende, y Concacaf no tiene muchas de ellas: sigue sufriendo por elevar un nivel que corresponde a sus países afiliados y que, salvo excepciones, no promete demasiado para el futuro cercano.

No es culpa de México y para lo que debe prepararse ahora, es para Tokio, en donde hay que dar pasos firmes y convencidos de que se puede emular lo hecho en Wembley hace nueve años, aunque en este verano los pronósticos de las medallas estén entre las potencias de siempre, como Brasil, Argentina, Francia, Alemania y España. Por donde le busquen, esta generación de futbolistas mexicanos es muy buena y la mejor prueba de esto es la cantidad de jugadores Sub 23 que Gerardo Martino usa en la Selección Mayor.

Futbolistas como Córdova, Charly, Antuna, Alvarado, Vega y Macías juegan por edad en la Selección del Jimmy, pero es claro que ya son de Selección Mayor.

*Nota del editor: foto en portada tomada de @miseleccionmx*