Tigres es el más grande, pero… de Nuevo León

La euforia por el título o la gran autoestima de André Pierre Gignac y Nahuel Guzmán, les hicieron decir una barbaridad. El primero señaló: “somos el club más grande de México”, mientras que el portero dijo,  "Es de los equipos más grandes de México, por la regularidad de juego, en los resultados, por la competencia internacional, por afición. Habría que reconsiderar esa lista de equipos grandes y colocarlo entre los primeros dos lugares".

Eso sí, se convirtió en el cuadro más importante de la última década en la Liga MX, a base de dinero y buen futbol, para lograr cuatro títulos de liga desde el 2011: Apertura 2011, Apertura 2015, Apertura 2016 y ahora, en el Apertura 2017, la cual, fue su tercera participación consecutiva en el partido definitorio por el título -quinta final en los últimos siete torneos, que se suman a los conquistados en 1977-78 y 1981-82.

Y es que a pesar de tener a una de las aficiones más fieles del país, conseguir el éxito a nivel local en los últimos años y ser una de las nóminas más poderosas del continente, los fanáticos al futbol mexicano consideran que Tigres aún está muy lejos de alcanzar la etiqueta de "equipo grande".

Nadie puede negar que Tigres   es uno de los equipos más importantes de la actualidad en la Liga MX, al tener mucho más protagonismo que clubes como Chivas, América, Cruz Azul y Pumas.

El legado de Tigres se sigue escribiendo bajo el mando de Ricardo Ferretti, quien sumó su cuarto título con los de la UANL y sexto en su carrera como director técnico.

El primero de ellos llegó en el Verano 97 con las Chivas, después uno con los Pumas y finalmente, su época dorada con los Tigres. Seis títulos que lo ponen en la cima de los más ganadores en la historia de los torneos cortos.

Ha levantado el trofeo de campeón en seis ocasiones diferentes y para lograrlo tuvo que colarse a once finales diferentes. Ferretti ha superado a Manuel Lapuente, Víctor Manuel Vucetich, el Rey Midas y Enrique Meza.

Gracias al éxito del Apertura 2017, Ferretti ya se encuentra al nivel de Raúl Cárdenas, quien escribió la mayor parte de la historia de éxito de la Máquina de Cruz Azul, equipo con el que se coronó como campeón de liga en cinco ocasiones, y una con América.

En cuanto a la máxima cifra de títulos, está en poder de Ignacio Trelles, con 101 años de edad, se mantiene como monarca vigente gracias a sus siete títulos del futbol. Todos ellos, al frente de la Máquina (2), Toluca (2), Zacatepec (2) y el Marte (1).

Cuatro oportunidades son las que le restan al cuadro felino y al Tuca para alzar la copa una vez más y continuar haciendo historia.

En la década de los 60, las Chivas de Guadalajara marcaron la pauta con cinco títulos en temporadas largas: Los trofeos de 59-60; 60-61; 61-62; 63-64 y 64-65; los años 70 también tuvieron dueño: La Máquina de Cruz Azul se coronó de forma consecutiva en el torneo México 70, en la campaña 71-72, en la 72-73, 73-74 y en el torneo 78-79 y 1980, relegada únicamente por la del Invierno 97.

América reconoce la década de los 80 como su época dorada y no es para menos: Las coronas de la temporada 83-84; 84-85; Prode 85; 87-88 y 88-89 llegaron para afianzar al club como uno de los más ganadores de la historia.

Antes de mudarse a Aguascalientes, los Rayos del Necaxa sorprendieron en las temporadas 94-95; 95-96 e Invierno 98, pero también cayeron en el Invierno 96 y el Verano de 1998.

Ya en el nuevo siglo, Pachuca y Toluca se dividieron de forma casi uniforme los títulos de Campeón: Los Tuzos, en el Invierno 2001, el Apertura 2003, el Clausura 2006 y el Clausura 2007, cuatro torneos en los que resultaron superiores a todo rival, pero los Diablos no se quedaron atrás, con el Verano 2000, Apertura 2002, Apertura 2005 y Apertura 2008, para cerrar el ciclo con el Bicentenario 2010 y dos Subcampeonatos en el Invierno 2000 y el Apertura 2006.

Tigres se encuentra en la incansable lucha por ser considerado entre los más grandes; del 2014 a la actualidad, ha disputado 11 finales -entre Liga MX, Copa MX, Libertadores, Liga de Campeones de la Concacaf y Campeón de Campeones-, de las cuales ha ganado seis.

Definitivamente son un ejemplo de lo que hay hacer. Sin embargo, es muy pronto para considerarlos entre los cuatro grandes. Les hace falta tiempo, mucho tiempo. Hoy, siguen siendo un equipo regional, con una minoría sumamente pasional y entregada, pero que no deja de ser una minoría a la hora de compararse con equipos como América, Chivas, Pumas o Cruz Azul. Los últimos cuatro sin tanta pasión, si así lo quieren ver, pero mayoría al fin.

Tigres y Monterrey son ejemplo de todo. Lo hacen bien con su afición, directiva y equipo de futbol. Por supuesto que los equipos con tradición en la Liga MX se tienen que poner a hacer autocrítica y darse cuenta de que los tiempos han cambiado, y de que aunque tengan un crédito importante, hay otros equipos que llevan haciendo las cosas bien.

Hoy Tigres festeja y se siente en la cima del futbol mexicano. Está bien, muy respetable. Son los campeones de la Liga MX, pero todavía les hace falta mucho tiempo, títulos, tradición y afición, para ser los más grandes.

*Nota del Editor: Imagen: Tigres de la UANL*