¡Te paaasas Nico, te paaasas…!

El impacto que Nicolás Castillo ha tenido en el futbol latinoamericano es incuestionable. No solo por su llegada al Club América, su pasado en Pumas o su labor con la Selección de Chile, con la que ya fue Campeón continental. Nico ha sabido abrirse paso en el mundo futbolístico, algo digno de ser relatado en un documental, aunque no haya tenido un buen debut con las Águilas.

Poco afortunado fue el debut de los dos Nicolás: Castillo y Benedetti; tuvieron sus primeros minutos con las Águilas en la derrota de este sábado frente a León. El técnico Miguel Herrera dispuso tenerlos en la banca para hacerlos ingresar durante el desarrollo del partido.

Nicolás Castillo ingresó al minuto 60 en lugar de Henry Martín. Al chileno se le vio muy entusiasta; sin embargo, no tuvo ocasiones de gol para explotar ese potencial que mostró en su anterior paso por el futbol mexicano... Un niño en una guardería causa más peligro. No es que sea su culpa, es que no tuvo tiempo de ser aquel delantero que brilló en CU. Si Nico era una aplanadora con Pumas, en su debut como azulcrema fue aplanado, junto con su equipo.

Desde Coapa buscaban al delantero desde que éste jugaba en Pumas, pero en aquel momento el club universitario no lo quiso vender y terminó recalando en Benfica, donde tuvo pocas oportunidades para demostrar su valía.

De todas formas las Águilas nunca se olvidaron de él, por lo que tuvieron que pagar 7.5 millones de dólares para traerlo, porque saben que significa un salto de calidad en su plantilla sobresaliente.

Es evidente el poco tiempo que ambos jugadores llevan en el equipo y será con el transcurso de la semanas, en el trabajo día a día, que ambos puedan entrar en el ritmo y mostrarse como se espera en el América.

León superó al América, en cada rincón de la cancha, y en el pizarrón del entrenador, aunque el cuerpo técnico azulcrema pueda y quiera especular con que el marcador escandaloso no refleja plenamente las señales de humo de la contienda.

Los Panzas Verdes despedazaron los 24 partidos sin perder como local de los azulcrema. Lo hizo con un buen futbol, que suele hacer cuando se atacan los espacios.

El América corrió detrás de la pelota. Se cansó de perseguirla, como persigue un conejo una zanahoria. Nunca estuvo detrás de la línea del balón. Se lanzó al precipicio por él, sin paracaídas. Y los Esmeralda detectaron, entonces, que por ahí estarían las avenidas.

La llegada de Castillo al Nido, no ha sido bien vista entre algunas leyendas del América. Gente como Carlos Reinoso, Luis Roberto Alves Zague o Antonio Carlos Santos, han criticado duramente al chileno, por sus contradicciones.

El común denominador, por el desacuerdo con la llegada de Nico Castillo al América, es, que el goleador despotricó contra el Club cuando jugaba en Pumas, aunque el ariete ya se encargó de ofrecer disculpas a la afición americanista.

Quizás muchos recuerden aquella carta de despedida que Castillo escribió antes irse a Europa. Aseguró que su salida era para cumplir el sueño europeo por segunda vez en su carrera, pero que desde ahora se convertiría en un hincha más de Pumas.

Meses después, cuando el chileno ya estaba en el Benfica declaró que en caso de volver a la Liga MX sería solo con los del Pedregal. Pero las palabras se las lleva el viento y por eso es famoso el dicho “nunca digas nunca”.

Tras ser anunciado como nuevo fichaje del América, Nico aclaró que el haber jugador para los universitarios no le remueve ningún sentimiento, pues dejó en claro que al único equipo que ama es a la Universidad Católica de su país.

Este próximo fin de semana, Nico Castillo tendrá la dura prueba de visitar a su antigua casa, y vaya que la porra universitaria lo tratará mal, cuando enfrente a los Pumas, que tras la humillación al Club Universidad en la Liguilla anterior por parte del América, éste los enfrentará de nuevo con el ingrediente más polémico que se podría encontrar: tener en sus filas a la figura más reciente de los auriazules y haber transformado al último héroe de CU en villano.

La afición universitaria no termina por aceptar el dolor de este traspaso y de las declaraciones por no sentir nada por Pumas, por lo que seguramente veremos este domingo muestras de resentimiento en el Olímpico.

*Nota del Editor: Foto: www.clubamerica.com.mx*