¿Rotaciones obligadas o sigue el mismo sistema en el Tri?

La maldición quedó conjurada en Estados Unidos. México se quitó la dictadura  en Columbus.

Impresionante el marco de silencio de los 24,650 fanáticos que atiborraron el escenario, cuando Miguel Layún y Rafael Márquez perforaron la portería de Tim Howard.

Un México de extremos. En el primer tiempo hubo una gran comunicación de los jugadores en la cancha y un segundo tiempo de descoordinación absoluta en futbol, sin embargo se libra con el festejo histórico de la victoria tan negada en el frío Columbus.

Ahora en el calido Panamá, a México se le ve como una Selección con potencial no solo para estar en el Mundial, sino para colocarse entre los primeros cuatro u ocho de Rusia 2018, sin importar el método del técnico Juan Carlos Osorio.

Las bajas obligadas de Carlos Salcedo, por suspensión y Andrés Guardado, por lesión, además del permiso especial que recibió Carlos Vela, abren la puerta para que al menos otros tres elementos de los 25 convocados tengan actividad esta noche ante Panamá en el Estadio Rommel Fernández.

Las rotaciones, como son una costumbre bajo la dirección técnica de Osorio, se repetirán en esta ocasión, casi de manera obligada, con lo que se continuará la tendencia que ha marcado el timonel desde su llegada al Tri.

Para el lugar de Guardado, el colombiano dispondrá de dos hombres que naturalmente aspiran al puesto como son Orbelín Pineda y Jonathan dos Santos, con el mediocampista del Villarreal como el favorito para ocupar dicha posición.

En caso de que así sea, sería la primera vez que el menor de los Dos Santos dispute un encuentro oficial con Osorio como entrenador.

En el lugar de Vela, las opciones para que Chucky Lozano y Jürgen Damm disputen el sitio están abiertas. En este caso, Osorio ha mostrado una gran predilección por el jugador del Pachuca para ocupar un lugar en el ataque, por lo que sería el más indicado para iniciar ante Panamá este martes.

Jesús Dueñas ocuparía el lugar de Salcedo, aunque también intervendrían en los ajustes Diego Reyes, Oswaldo Alanís, Miguel Layún o Héctor Moreno.

Varios movimientos únicamente son los que se esperan ante la ausencia de tres futbolistas que tuvieron actividad ante Estados Unidos, faltan las sustituciones que Osorio suele realizar entre un partido y otro.

En ese sentido, en la portería se espera un cambio y que Jesús Corona o Guillermo Ochoa peleen por ser iniciar. Lo mismo ocurre en la delantera, donde Raúl Jiménez y Oribe Peralta aguardan por unos minutos en lugar de Giovani dos Santos o Javier Hernández.

No soy de los que le tienen mucha confianza al director técnico Juan Carlos Osorio. Y no me da confianza porque me parece demasiado “rollero” y cuando me doy cuenta de que no le creo sus “rollos” empiezo a desconfiar de su capacidad y de que lo que dice a veces no es tan fácil de aplicar en la cancha.

Pero quienes tienen que creerle son sus pupilos para poder llevar a cabo la estrategia que los encamine a la victoria. Los que sí me dan confianza son los jugadores ya que, si la estrategia del entrenador no va resultando, ellos pueden y deben aplicarse, sobre la marcha, dentro de la cancha y con el partido en pleno desarrollo, para modificar lo conducente en ése preciso momento y una vez decididos hacer acopio de toda su capacidad, y más si es posible.

Pero, convocando a los mejores futbolistas de México, el colombiano estará en condiciones de plantearse más ambiciosos objetivos que la simple clasificación a la Copa del Mundo.