Repechaje, con 8 equipos, más que benevolente para los mediocres

Hay una frase estudiantil que dicta “el profesor es un barco” y esa es la analogía con la nueva decisión de la Liga MX de regresar el Repechaje. Pero no será con cuatro o dos equipos como sucedía hace más de una década, sino que ahora participarán ocho equipos que buscarán cuatro lugares para conformar a los ocho que jugarán los cuartos de final. No puede ser más benévolo el sistema de competencia del futbol mexicano y que así será en los próximos tres años.

Los dueños de los equipos tienen derecho a cuidar su economía y por eso los cambios que han provocado en el futbol mexicano, como la desaparición del ascenso y descenso o la venta de franquicias, decisiones que han sacudido mucho al ambiente futbolístico.

Con la vuelta del Repechaje luego de casi 12 años de haberse jugado por última vez, siendo la Temporada 2007-2008 la última vez que se jugó esta instancia en México, la Liga MX sigue dando tropezones en sus decisiones en este semestre. No aumenta de calidad, pero sí de cantidad en la fase final.

Los primeros cuatro de la tabla general van directo a los cuartos de final, a la espera de otros cuatro, que saldrán del Repechaje a un solo partido con ocho involucrados. Desde el 5º lugar de la general hasta el sitio 12, siendo los últimos cuatro de estos 12, los que se ganaron la lotería al tener la posibilidad de luchar por el título del Apertura 2020, en caso de que sigan con vida.

De por si el futbol mexicano ha vivido una gran medianía con su Liga y con la Selección Nacional. Hay nueve jugadores mexicanos en las cinco grandes ligas europeas, de los cuales solo dos están brillando como el Tecatito Corona en Portugal y Raúl Jiménez en Inglaterra.

Entiendo a los dueños del balón el porque su decisión, al querer generar ingresos, luego de esta crisis económica debido a la pandemia, pero es una maniobra agónica e insuficiente de rescate financiero, ya que si les va bien, habrá el 50% de los aficionados en los estadios durante la Liguilla, dependiendo del semáforo epidemiológico instaurado por la Secretaría de Salud, habrá ingresos para los equipos con la transmisión de los partidos, los sponsors, la publicidad estática, etc., en cambio se acentuará la mediocridad en la liga, que de por sí es la protagonista de la Liga MX. Pero el show debe continuar.

Por ejemplo, si colocamos a los 12 primeros de la tabla general cuando fue frenado el Clausura 2020 se encuentran: Cruz Azul, León, Santos y América serían los cuatro primeros en espera de su rival en los cuartos de final, mientras que Chivas, Pumas, Tigres, Juárez, Morelia, Puebla, Pachuca y Querétaro disputarían el nuevo Repechaje.

El Guadalajara (16 puntos de 30 posibles), los del Pedregal (15 de 30 unidades) y Tigres, Juárez, Morelia, Puebla, Pachuca y Querétaro, todos ellos con 14 puntos de 30 posibles, es decir menos del 50 por ciento de rendimiento.

Y ahí es donde viene el saldo de muchos. ¿Cómo es posible que los equipos que terminen en el 9º, 10º, 11º y 12º, tengan la misma oportunidad que los primeros para levantar el trofeo de campeón?

Se necesitará ser muy malo para no colocarse entre los 12 primeros, pero en el futbol mexicano se hacen las cosas, sin importar si agradan o no, aquí las cosas se hacen de acuerdo a lo que le conviene a la Liga.

Imagínense ustedes que el campeón en México sea quien haya terminado en el décimo segundo lugar. ¿Qué opinarán en Europa de la Liguilla? ¿Qué dirán los buscadores de jugadores cuando observen a los futbolistas de ese club que terminó en el sitio 12  y que alcanzó 15 puntos en la temporada resulte Campeón?

Con el anterior formato, donde clasificaban los primeros ocho lugares, el número mágico según el promedio histórico que un equipo necesitaba hacer para estar en la Fiesta Grande era de 26 unidades, ahora, con sólo 21 lograría un club estar en la pelea por el título, con lo que bastará ganar el 39 por ciento de los 51 puntos posibles.

En estos últimos cinco años, sólo un decimosegundo logró 24 puntos, el Monterrey en el Clausura 2015, mientras que el Pachuca en el Apertura 2017 hizo 19. Tres más lograron 20, dos 21 y dos 22.

En las anteriores ocasiones que hubo Repechaje en el balompié mexicano, el sistema de competencia era por grupos, por lo que ahora será la primera vez que bajo el sistema de tabla general, los sitios 11 y 12 de la tabla puedan disputar la corona.

Pachuca fue el primer equipo que logró coronarse jugando el Repechaje. Fue el Invierno 1999, donde clasificó como séptimo. Tuvo que enfrentarse a Morelia, luego echaron al Toluca, al Atlas en  semifinales, y en la gran final se impusieron sorpresivamente a Cruz Azul en la cancha del Estadio Azul.

En el Invierno 2000 fue Morelia el cuadro que logró esta hazaña. Derrotó en el Repechaje a Irapuato, después a Pachuca, en semifinales se impuso a Santos y en la final, en serie de penaltis, logró vencer al entonces poderoso Toluca en la cancha del Estadio Nemesio Diez.

Y en el Apertura 2006, las Chivas se coronaron por onceava vez en su historia. Le pasó por encima en el Repechaje al Veracruz, luego eliminó al Cruz Azul, en semifinales derrotó al América y en la final superó a los Diablos Rojos.

El campeón que más bajo ha quedado ubicado en la tabla general en la historia del balompié mexicano, fue el Atlante de la temporada 1992-1993, que entrando como décimo lugar (bajo el sistema de grupos) logró coronarse en la Liguilla. 

Es evidente que los dueños quieren más partidos, en un intento por recuperarse del fuerte golpe económico que asestó la pandemia. La televisión va a renegociar los contratos a la baja, los dueños de los equipos van a renegociar los contratos a la baja, todo irá a la baja, y por su puesto el campeonato irá a la baja, ya que el negocio matará calidad deportiva.

MESSI, CONTUNDENTE; CR7, NO, EN SU REGRESO

El regreso del futbol no podía estar completo sin el retorno a las canchas de los dos jugadores más dominantes de la última década, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, quienes después de más de dos meses de inactividad debido a la pandemia por Covid-19 provocaron la euforia de sus seguidores.

Cristiano fue titular en el partido de vuelta de la Copa de Italia entre la Juve y el Milan y a pesar de tener en sus botines la oportunidad para que su escuadra lograra la primera anotación en el juego con un cobro penal, su tiro se estrelló en la base del poste izquierdo, para sumar su segundo penal errado con la casaca del cuadro de Turín.

Cristiano ha tirado 153 penales en su carrera y de estos ha fallado 26. Es decir, el 17 por ciento de sus cobros no han encontrado la red.

Respecto a Messi, sencillamente maravilloso tener el privilegio de observar al gran “10” del Barça en acción. No existió ninguna diferencia entre el Messi de antes del Covid-19, al Messi post Covid. En el primer partido tras el parón por el coronavirus, el delantero argentino cuajó un partido excelente que terminó con dos asistencias y un gol de pierna derecha para liderar la victoria del conjunto de Quique Setién en Mallorca.

Messi es, junto con Pelé y Maradona, uno de los tres grandes de la historia. Y ahora le vemos, en esta etapa de madurez, con la pausa y solera que lo hacen ser, aún más, una delicia para la pupila de los aficionados.

La rutina y la actividad diaria no nos permiten, en ocasiones, meditar y valorar en su justa medida la trayectoria de Messi, ahora un veterano, pues el tiempo pasa, quien ha sido injustamente criticado por el hecho de no poder levantar una Copa del Mundo. Estoy seguro que, al paso del tiempo, y más aún cuando decida retirarse de las canchas, su historia recibirá, quizá, la justa dimensión.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*